Cómo gestionar los nervios pre carrera

Psicología
Cómo gestionar los nervios pre carrera-68040
Supera el fenómeno de histeria antes de una competición

Cómo gestionar los nervios pre carrera

Más sobre: 

Por el Lunes, 06-07-2015 en

A lo largo de los años que llevo disfrutando de las carreras populares he asistido a un fenómeno bastante común: la histeria pre-carrera. Podríamos decir que dura desde que el corredor se levanta, si es que ha podido dormir bien, hasta justo antes del pitido de inicio de carrera. En ese periodo de tiempo he asistido a transformaciones asombrosas. Personas a las que consideraba maduras y serias, empiezan a realizar conductas extrañas como estar de mala leche y contestar mal, hablar de todos los desastres que vaticinan les van a ocurrir en carrera, esprintar a los lavabos portátiles una y otra vez…incluso observar caras desencajadas y blancas como la leche.

Podréis decirme que esto es normal. Y lo es en cierta medida. Es normal que ante un acontecimiento que nos pone a prueba, nuestro nivel de activación suba un poco y se produzca un estado de alerta que, bien llevado, nos ayuda a prepararnos para lo que tenemos que afrontar en unos minutos. ¡Otra cosa es que nos descontrolemos!

Estas emociones que sentimos son correctas en tanto en cuanto nos ayuden a prepararnos para rendir y disfrutar de la carrera.

Con lo cual, analizad si estáis emocionalmente preparados para correr o no. ¿Y cómo?

-         ¿Estáis tan nerviosos que vuestros músculos están como piedras y no fluyen?

-         ¿Estáis tan eufóricos que “pasáis” de vuestro plan y salís a reventar la carrera?

-         ¿Estáis tan nerviosos que dudáis de todo y de vosotros mismos?

-         ¿Estáis tan tranquilos que casi ni os apetece empezar, y menos aún sufrir?

Si la respuesta a alguna de estas preguntas es SÍ, vuestras emociones no son CORRECTAS. Sí, ¡son vuestras!, pero no correctas, repito. Porque no os ayudan en vuestro objetivo.

No os preocupéis porque hay buenas noticias. Podéis gestionar vuestras emociones para que os ayuden en vuestros propósitos. El primer paso es:

-         Reconocerlas: ¿sentís un ligero miedo o es más bien terror?. ¿Estáis alegres o extasiados? ¿Aburridos o alerta? ¿Distraídos quizá? Todas estas emociones tienen un rango de intensidad, y para correr debéis estar emocionalmente equilibrados. Tomaos un segundo antes de empezar y observaos.

-         Clasificarlas en útiles o inútiles: este trabajo es vuestro. Sólo os diré que es más útil correr sereno que extasiado; correr con confianza que dudando de todo; correr con expectativas ajustadas que demasiado alerta; correr concentrado que distraído. Pero tu eres tu propio maestro. Así que utiliza tus emociones para acercarte a tu objetivo. Así sabrás si lo haces bien o no.

-         Transformarlas en caso necesario: si estás, por ejemplo, demasiado eufórico, utiliza la respiración pausada para regularte y sentirte alegre y confiado, y no “pasado de vueltas”. Si estás aburrido, reordena tus objetivos e invéntate alguno en ese momento para esa carrera, que sea significativo para ti. Y así con todas las emociones. Tu decides.

-         Testar su efectividad: ¿te acerca a tus objetivos? ¿Sí? Pues enhorabuena, vas por buen camino.

-         Convertirlas en un hábito pre-carrera: una vez ya sabes lo que te funciona para correr emocionalmente equilibrado, ahora tienes que repetirlo mil veces hasta que se convierta en parte de ti. Así ya lo tendrás integrado y lo harás automáticamente.

El proceso requiere cierto tiempo, supervisión profesional y como siempre digo, PRÁCTICA, PRÁCTICA y PRÁCTICA.

¿Os animáis? 

Relacionados: