fbpx
PUBLICIDAD Billboard

¿Puedo entrenar estando resfriado?

Los corredores somos, en general, muy cabezones y cuando tenemos un objetivo que nos motiva en mente, no hay nada que nos pare. ¿Llueve? No pasa nada, nos mojamos un poco. ¿Hace viento fuera? Corremos en cinta. No obstante cuando estamos enfermos o en este caso resfriados a muchos nos surge la duda: ¿puedo entrenar estando resfriado?

PUBLICIDAD Content_1

Ahora es época de cambios de temperatura y si además no te encuentras bien, correr no sería precisamente la mejor opción. Al ejercitarnos, sometemos nuestro cuerpo a cargas articulares y físicas, y pese a que es sabido que el deportista tiene un mejor sistema inmunológico, este sometimiento a cargas nos expone a caer enfermos.

En 1989, el Dr. David Nieman en su estudio “Effects of long endurance running on immune system parameters and lymphocyte function in experienced marathoners.” descubrió que una gran carga de entrenamiento disminuye la capacidad inmunológica. Durante la última semana antes de la maratón de Los Ángeles, donde el realizó este estudio, la tasa de enfermedad era 7 veces superior a la de los no corredores, y el atleta requería de 21 horas para poder recuperar su sistema inmunológico.

¿Puedo entrenar estando resfriado? En realidad depende del grado de enfermedad y cómo te encuentras. Si tienes fiebre, tos fuerte o malestar general, mejor no arriesgues porque estarás debilitando aún más a tu sistema inmunitario. Correr con fiebre no solo puede ser un peligro sino también alargar el tiempo que necesites para estar bien. La fiebre es una respuesta que emite tu cuerpo cuando tiene que combatir infecciones bacterianas o virales, un mecanismo de defensa natural. Además, cuando corres tu temperatura aumenta y sudas, lo cual no es bueno para mejorar tu estado en ese momento.

Si los síntomas que tienes son un poco de congestión o la nariz que moquea, probablemente estés a salvo. De hecho, una salidita muy suave seguida de una ducha caliente y de una tarde tranquila te puede ir fenomenal. Hemos dicho un entrenamiento suave, nada de series ni de grandes esfuerzos. Y, si no lo tienes claro, mejor descansar.

PUBLICIDAD Content_2

Recomendaciones si estás resfriado

Si vas a salir a correr, sin fiebre y con pocos síntomas, te recomendamos lo siguiente:

  1. Hidrátate Bien: El agua ayudará a diluir las secreciones y de esa manera disminuirá las molestias.
  2. Entrena más suave: aunque los síntomas sean leves, mejor no hagas grandes esfuerzos cuando estés enfermo. Haz alguna tirada suave, pero nada de series ni de entrenos de calidad que elevan aún más nuestras pulsaciones y temperatura.
  3. Aprovecha para hacer otro tipo de ejercicios: Si presentas tos lo mejor es no correr, pero eso no quiere decir que no puedas hacer sesiones de estiramientos, trabajo en el gimnasio o ejercicios isométricos.
  4. Vigila tu temperatura corporal: Ten en cuenta que la sensación térmica cuando corres aumenta en unos 10 grados. Mira de que cuando acabes de entrenar tu cuerpo no se descompense en exceso en cuanto a la temperatura. Vigila si acabas tus entrenamientos por la noche, cuando más refresca.
  5. En cuanto acabes, dúchate y abrígate: no es momento de irte a tomar algo con los amigos en manga corta ni de ir a comprar después de salir a correr. Vuelve a casa, dúchate, cámbiate y tómate algo calentito.

 

Realmente lo más importante es que escuches a tu cuerpo y no ir en su contra ya que puede empeorar tu estado o alargar ese resfriado. También es clave recordar que perderse uno o dos días de entrenamiento no suponen un problema ni te harán perder todo lo que habías hecho hasta el momento. De hecho, cuanto antes te pongas a recuperar antes te pondrás bien. Tomate unos días para que tu cuerpo vuelva a la normalidad.

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8