Fred Lebow, el runner global

Reportajes
Fred Lebow, el runner global-17164
Fundador del maratón de Nueva York y del famoso NYRRC, New York Road Runners Club

Fred Lebow, el runner global

Más sobre: 

Por el Viernes, 08-11-2013 en

La expansión del running urbano no habría sido la misma sin  Fred Lebow, fundador del maratón de Nueva York un año y dos meses después de que Neil Armstrong diera sus primeras zancadas en la Luna.  

Lebow organizó en 1970 una primera edición dando vueltas a un circuito que discurría entre los aparcamientos de Central Park. Era un día caluroso de septiembre y salieron 127 competidores, de los que únicamente llegaron 55. Lebow entre ellos, en el puesto 45 con algo más de cuatro horas. Ganó un bombero del Bronx de 30 años llamado Gary Muhrcke. Un centenar escaso de espectadores contemplaron la prueba.

Cuarenta años más tarde, la ciudad que nunca duerme ha convertido su maratón en uno de los iconos más atractivos de Nueva York, en un encuentro de alcance global que reúne cada año a decenas de miles de corredores procedentes de todos los rincones del planeta, dispuestos a dejarse la piel en el asfalto de Manhattan si hace falta.

Lebow fundó el famoso NYRRC, New York Road Runners Club, como soporte organizativo de la prueba, en un edificio de dos plantas junto a Central Park, un símbolo del nuevo estilo de vida que proclamaba su impulsor. Batalló durante años por superar un cáncer cerebral hasta que falleció en  1994, a los 61 años edad, después de haber globalizado la carrera a pié con su iniciativa. También con su ejemplo personal, participando en 69 maratones en 30 países distintos.

Si quieres sentirte como un artista de Hollywood, corre el maratón de Nueva York” proclamó Fred Lebow a finales de los Setenta, cuando la carrera ya pasaba por los cinco barrios neoryorquinos y media ciudad se echaba a la calle para animar a los participantes. Como en los guiones de superación que tanto gustan a Hollywood,  el invento de este inmigrante rumano llamado Fischel Lebowitz no para de crecer, ha sobrevivido a un feroz huracán y sigue haciendo soñar a los runners de todo el planeta con morder un pedazo de la Gran Manzana, aunque sea una vez en la vida.

Relacionados: