Vivir en Kenia

Reportajes
Vivir en Kenia-134597
Y si… ¿me fuera a vivir a Kenia? ¿Es rentable para el alto rendimiento? ¿Cuánto cuesta la vida ahí?

Vivir en Kenia

Y si tu sueño no es llegar a la élite pero te apetece vivir la experiencia, siempre puedes visitar Kenia durante 3 o 4 semanas y sufrir un poco haciendo lo que te gusta.

Más sobre: 

Por el Viernes, 12-01-2018 en

Quizá has soñado alguna vez con visitar Kenia para entrenar. Quizá has ido un paso más allá y has soñado con trasladarte de manera indefinida a Kenia para entrenar. Sueñas que tu nivel deportivo aumentará en gran medida y podrías llegar a vivir del atletismo… pero luego te da un poco de miedo dar el paso y las incógnitas te dejan paralizado. Tanto si esto te ha pasado como si es sólo simple curiosidad, aquí te explico cómo sería tu vida (y tus gastos) si decides trasladarte a Kenia para entrenar.

La parte más importante del presupuesto se va en vuelos de avión. Ida y vuelta, más visado y traslado interno se puede llevar unos 800€ cada vez. Si esto lo haces 3 o 4 veces al año… pues sale una cantidad importante (pero también es cierto que, si tu nivel deportivo es elevado, algunos de estos vuelos estarán cubiertos por los organizadores de las carreras; ahí empieza la inversión).

En cuanto al alojamiento, existe un gran abanico de posibilidades pero encontrar una habitación sencilla (sin amueblar) en Iten sale por algo menos de 100€ al mes. Hay que entender que esa habitación sin amueblar no dispone de cocina y el baño (letrina) está fuera, así como la ducha, que es algo parecido a un cambiador al que tienes que ir con tu cubo de agua calentada al fuego. Es espartano y, pasados unos días, acabas acostumbrándote y no te resulta incómodo. De hecho, te ayuda a entender que estás ahí por un sueño y que todo sacrificio es poco.

Amueblar esa habitación, siguiendo con el estilo de vida espartano, te llevará unos 200€: una cama, los utensilios mínimos de cocina, quizá una mesa y uno o dos sillones para descansar y poco más.

La comida, si te adaptas a la dieta sencilla de los kenianos, es muy económica. Comer fuera, en cualquier lugar de comidas, sale alrededor de 1€. No te esperes platos elaborados pero sí abundantes para llenar los depósitos que vas vaciando zancada a zancada: arroz con lentejas, ugali, verdura, patatas… Y tanto té como quieras a 20 céntimos la taza (té con leche y muchísimo azúcar).

Encontrar compañeros de entrenamiento no te resultará difícil pero es crucial que busques a gente de un nivel parecido al tuyo. Sobreentrenarse en Kenia es muy sencillo (del mismo modo que pasarse tres pueblos con el volumen: dobla, pero no tripliques porque no hace falta). Estos compañeros de entrenamiento te ayudarán a conocer los caminos de alrededor y, si el grupo está bien organizado, es posible que disponga de un coche para ayudar en las tiradas largas o realizar traslados a alguna de las pistas de alrededor ya que la de Iten, Kamariny, está cerrada por renovación y no se espera demasiado progreso a corto ni medio plazo.

El acceso a gimnasios es sencillo pero no económico. El mejor de Iten es el del Lornah (HATC) que cobra la friolera de 7000 chelines (~60€ al mes) para los extranjeros mientras que los locales sólo tienen que pagar 2000. Otra opción es el del Kerio View que, aunque está bien equipado, no dispone de mucho espacio libre para ejercicios.

Y en cuanto a los fisios o masajistas, el coste va desde los 300 chelines por un masaje keniano a pelo (no exijas formación y prepárate para pasarlo mal) hasta los 1000 o 2000 que pagarás por alguien más cualificado o, al menos, mejor organizado.

Todos estos precios están adaptados al mercado de Iten, copado de extranjeros que están de paso unas semanas como otros que viven ahí casi todo el año. Otras zonas de Kenia son exageradamente más económicas pero, a cambio, los servicios son algo más básicos. De todos modos, el nivel de entrenamiento no tiene por qué ser menor. Algunos ejemplos son Kaptagat, Keringet, Kericho, Nyahururu, Kapsabet e incluso Ngong, a las afueras de Nairobi.

En cuanto al aspecto legal o burocrático, hay que decir que el visado de turista sólo dura 90 días pero se puede renovar por 90 días más en las oficinas de inmigración de Nairobi (Nyayo House). Pasados esos 180 días, es obligatorio salir del país y, de hecho, salir de la comunidad del África del Este (Kenia, Uganda, Tanzania, Ruanda y Burundi). Si volar a Europa te resulta caro, siempre puedes volar a Etiopía y regresar para disponer de 90 días más. Es cierto que por legislación no puedes estar más de 180 días al año en total (no necesariamente consecutivos) con visado de turista, pero es una advertencia que no he visto que afecte a nadie en la realidad.

Qué, ¿te animas? Si haces números verás que con menos de 5000€ al año puedes instalarte en Kenia y dedicarte en cuerpo y alma al atletismo. Pasarás días aburridos, querrás tirar la toalla varias veces, quizá te lesiones… nadie dice que sea un camino de rosas pero si tu sueño es llegar a la élite, aquí está tu oportunidad.

Y si tu sueño no es llegar a la élite pero te apetece vivir la experiencia, siempre puedes visitar Kenia durante 3 o 4 semanas y sufrir un poco haciendo lo que te gusta.

Relacionados: