Home Salud Running contra el cáncer de mama
Salud - lunes, 19-10-2020

Running contra el cáncer de mama

Los estudios científicos indican que el running es más efectivo en su prevención y supervivencia

Hoy, 19 de octubre, es el día mundial contra el cáncer de mama, y queremos aprovechar este día para hacer un artículo dedicado a ello, para incidir en la importancia del deporte para combatir esta enfermedad.

Muchos estudios demuestran que la práctica deportiva reduce el riesgo de desarrollar cualquier tipo de cáncer en general, pero hoy nos vamos a centrar en el cáncer de mama.  El deporte no solo es un método que ayuda a prevenirlo, sino también que reduce el riesgo de recaída en gran medida y de supervivencia. Las recomendaciones hablan de 150 -300 minutos de actividad física semanal, 2 días de trabajo de fuerza y un buen balance entre deportes de carácter aeróbico y de fuerza.

El deporte frente al cáncer de mama

Los estudios realizados sobre mujeres indican que las mujeres que hacen actividad física de moderada a energética durante más de 3 horas a la semana tienen entre un 30 % y un 40 % menos de riesgo de sufrir un cáncer de mama. Esto se aplica a todas las mujeres, independientemente de sus antecedentes familiares o de cáncer de mama.

Algunos incluso, muestran que a mayor intensidad de actividad física, menor será el riesgo de padecer cáncer de mama. A pesar de que no se sabe con certeza cuanto exactamente, si que está demostrado que la actividad física a cualquier edad puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de mama.

Correr VS andar

Ya hemos dicho que es importante hacer deporte y combinar trabajos aeróbicos y de fuerza, pero la ciencia parece respaldar mucho nuestro deporte favorito. El running. De acuerdo con un estudio que comparó un grupo de corredoras frente a un grupo de ‘andadoras’, el running pareció ser más efectivo para tanto prevenir el cáncer de mama como para aumentar las probabilidades de supervivencia.

Correr afecta a una variedad de biomarcadores asociados con el riesgo de cáncer de mama, como el estradiol endógeno o los niveles de insulina en ayunas. Es por ello razonable suponer que estos biomarcadores también podrían relacionarse con la supervivencia posterior al diagnóstico. Correr se asocia con una disminución de las concentraciones de estrógenos, una reducción de la diabetes tipo 2 y reduce las concentraciones de proteína C reactiva en plasma. El ejercicio vigoroso podría alterar la función y los patrones menstruales, reduciendo así los niveles de hormonas endógenas circulantes y la exposición hormonal acumulada. Correr también es más eficaz para prevenir el aumento de peso que caminar. Un aspecto muy importante ya que el aumento de peso posterior al diagnóstico reduce la supervivencia.

A pesar de que parece que el running sea más eficaz, ya haciendo algo de deporte o andando conseguirás mucho.

Beneficios de la actividad física en el tratamiento del cáncer de mama

La actividad física tiene muchos beneficios para las personas que han recibido tratamiento de cáncer de mama.

  • Ayuda o reduce algunos efectos secundarios del tratamiento del cáncer, como fatiga, aumento de peso, osteoporosis y linfedema
  • Mejorar su salud a largo plazo, reduciendo el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, y puede reducir el riesgo de que el cáncer regrese
  • Ayuda en el bienestar mental al reducir la ansiedad, el estrés, la depresión y mejorar su estado de ánimo
  • Previene o reduce la pérdida de tono muscular y estado físico general que puede ocurrir durante y después del tratamiento

 

Además de estar activo, es importante llevar una dieta saludable y realizar controles periódicos para prevenirlo. A partir de los 20 años, realiza controles ginecológicos de forma anual, aunque también es importante cada una controlarse. Con el lema «Tócate para que no te toque», la OMS quiere incidir en la importancia de que las mujeres realicemos autoexploraciones de tanto en tanto. A continuación te dejamos las 5 pautas que indican la Organización de Breast Cancer para realizar esta autoexploración: autoexploración.