Home Trail Material Salomon S-Lab Fellcross II: la prueba
Material - Trail - martes, 02-09-2014

Salomon S-Lab Fellcross II: la prueba

La oferta de calzado de trail running crece a toda velocidad. Las marcas presentan colecciones cada día más segmentadas y modelos más específicos. Un buen ejemplo es la S-Lab Fellcross II de Salomon, unas “voladoras” de montaña concebidas para la carrera vertical y los terrenos más técnicosEs muy ligera y bien reforzada a la vez, fabricada sin costuras y destaca sobre todo por la tracción de su suela, que se agarra como una lapa sobre la nieve, la hierba, las rocas, el barro…

Se trata de una evolución de su predecesora Fellcross I. Lo cierto es que en apariencia difieren bien poco, aunque según Salomon presenta algunos leves cambios que analizaremos a continuación: principalmente el compuesto de la suela, ahora algo más duradero. Y también es más rígida a nivel torsional y con un perfil de amortiguación, si cabe más bajo.

Sobre el papel

La teoría dice que la Fellcross II es una zapatilla de competición muy ligera pensada para trail-running en distancias cortas de hasta los 20 kms y para atletas de poco peso (máximo 70-75 kg). Presenta un drop de 4mm, con una altura de la media suela de EVA de 9mm/5mm con doble densidad para amortiguar y estabilizar bien. Construcción seamless, sin costuras. Es decir, que va encolada para evitar rozaduras y de paso aligerar el peso. Su horma Fell con tecnología Sensifit se encarga de lograr un ajuste al preciso y seguro, envolviendo el pie como un guante. A ello ayuda el sistema clásico de Salomon de cordón fino con cierre rápido y bolsillo en la lengüeta para recoger el sobrante de la lazada. La puntera está bien protegida con goma TPU.

La plantilla interior combina la espuma específica Ortholite® con la talonera de EVA. La espuma Ortholite®  crea un entorno fresco, seco, higiénico y acolchado bajo el pie. Y la talonera de EVA ofrece una mejor sujeción del talón y mayor acolchamiento. Pero por encima de todos sus detalles, destaca la suela Contragrip, con taco alto y dibujo específico para el barro y la nieve. Y por último destacar el diseño de la lengüeta, que está pensada para que cubra bien el empeine evitando que entren piedras y tierra.

¿Cómo van?

La horma de la Fellcross II es un guante. Envuelve el pie adaptándose perfectamente. Es de anchura media/estrecha pero su flexibilidad hace que se adapte a una amplia tipología de pies. El pie queda sujeto y bien alojado dando la sensación de que llevas la planta pegada al suelo, lo que sumado a su ligereza, la convierte en una zapatilla muy ágil de maniobrar. En zonas técnicas, permite dirigir los apoyos con suma precisión. La puntera con goma TPU previene de los golpes y cuenta con un espacio interior generoso para los dedos que previene de posibles impactos y salvaguarda el estado de tus uñas.

Tracción 4×4

El taco de su suela Contagrip® es largo y penetra muy bien en terrenos blandos, transmitiendo una sensación de tracción descomunal. Agarran de forma contrastada en nieve, barro, hierba y todo tipo de superficies blandas. En tarteras y zonas pedregosas, también ofrece buena adherencia. En cambio en pista y terrenos más compactados, al rato de correr a ritmo, un corredor pesado como yo (78kg) acaba notado como el taqueado se clava en la planta de pie por la escasa amortiguación que ofrece.

Salomon teóricamente ha mejorado su durabilidad global, intentando alargar su vida útil, aunque pese a los esfuerzos de la marca francesa, siguen siendo más delicadas que el calzado habitual de trail. Están diseñadas para ofrecer todas sus prestaciones en competición. Si las utilizas para entrenar habitualmente, el desgate se acelera sin darte cuenta.

Peso pluma

Es una buena opción para los adictos al peso ligero. No es la más liviana del mercado pero no deja de ser una peso pluma que a su escaso gramaje suma una sobresaliente robustez: tanto en el tejido, como en la puntera y los refuerzos laterales. Responde bien al agua y la humedad si tenemos en cuenta que no es impermeable. Tras correr en zonas encharcadas y nieve durante horas, el pie acaba calando pero el calzado evacua bien ya que es bastante transpirable.

Su punto negro es la roca mojada, en ella resbalan de lo lindo. No se puede tenerlo todo. Y por último, una objeción que no afecta a su funcionamiento pero hay que tener en cuenta. Tras la primera salida, la pegatina roja adherida al lateral comenzó a despegarse debido al roce con rocas. No es una cuestión ni mucho menos vital pero ha ido a más en posteriores rodajes y el despegue al cabo de 350km es casi total. Y la verdad, no da buen efecto a un corredor que acaba de estrenar una zapatilla de 170 €.

¿PARA QUIÉN?

Recomendada para corredores livianos que no pasen de los 75kg centrados en distancias cortas y medias. Ideal para carreras verticales, desniveles pronunciados, zonas técnicas y superficies resbaladizas donde su suela se agarra de forma sobresaliente.

¿PARA QUIÉN NO?

Ojo, si por un casual encuentras las Fellcross en tu tienda con un interesante descuento, no te emociones, no te dejes deslumbrar por su ligereza y su buen aspecto ya que es un calzado muy específico que puede ser contraproducente para el corredor inadecuado y el uso fuera del hábitat para el que está concebida. Abstenerse corredores pesados y evitar el uso en largas distancias.

PRECIO: 169,99 EUROS

PESO: 527 g. el par