¿Qué es la flexibilidad metabólica?

Salud
¿Qué es la flexibilidad metabólica?-147178
Cómo nuestro metabolismo obtiene, almacena y utiliza combustible según las necesidades de cada momento

¿Qué es la flexibilidad metabólica?

Aumenta tu flexibilidad metabólica para mejorar el consumo de ciertos combustibles en tu práctica deportiva. Esto permite ahorrar glucógeno y mejorar tu rendimiento, ya que retrasa la fatiga y mejora la resistencia a la insulina.

Más sobre: 

Por el Miércoles, 20-03-2019 en

Llamamos flexibilidad metabólica a la habilidad que tiene nuestro metabolismo en obtener, almacenar o utilizar combustible según las necesidades de cada momento y las posibilidades.

La flexibilidad metabólica es un mecanismo esencial para mantener la homeostasis (normalidad) energética tanto en situaciones de exceso como de déficit calórico, o en situaciones donde la demanda es mayor o menor de energía, como por ejemplo en la práctica deportiva. El hígado, tejido adiposo y el músculo gobiernan esta flexibilidad con la ayuda de diferentes enzimas y factores que after su correcta función.

Generalmente, el cuerpo humano utiliza como combustibles correctamente azúcares simples, ácidos grasos y aminoácidos a partir de la degradación de carbohidratos, grasas y proteínas para suplir sus necesidades. No obstante, en los últimos años esta flexibilidad suele alterarse por dietas inadecuadas, consumo excesivo de procesados y baja actividad física. Lo que ocurre es que las vías metabólicas para sirven para quemar grasa están atrofiadas produciendo una dependencia muy grande de los carbohidratos para obtener energía por el exceso de calorías. Esta inflexibilidad metabólica crea un círculo vicioso que afecta la resistencia a la insulina y su capacidad de quemar grasa, lo que hace que se almacene más y pueda producir lipotoxicidad en el músculo.

No estamos hechos para adaptados para estas situaciones.

La disfunción o mal funcionamiento de esta flexibilidad metabólica está asociada con el desarrollo de muchas enfermedades como la diabetes, obesidad, síndrome metabólico, cáncer, Alzheimer, etc., que se pueden evitar llevando a cabo una alimentación adecuada, ejercicio y ciertos compuestos farmacológicos.

En el caso de que ya sufras alguna enfermedad lo suyo sería que acudas a un especialista y que reduzcas tu ingesta calórica, así como aumentar de forma progresiva la práctica deportiva.

Si por el contrario, eres metabólicamente sano, es decir que tu cuerpo sabe cómo y cuándo usar sus combustibles adecuadamente, puedes evitar estas situaciones e incluso mejorarlas según lo demostrado por diferentes estudios. Existen estrategias que se pueden realizar como son periodos de restricción calórica puntuales, ayunos intermitentes o incluso cetosis periódica. Son estrategias que no son válidas para todos y que al principio cuesta mucho hacerlas, sobre todo por la barrera psicológica que tenemos, ni que hay que hacer de forma muy seguida.

Este tipo de prácticas también han sido utilizadas para mejorar el rendimiento deportivo y el metabolismo de carbohidratos y grasas en la práctica deportiva. Es decir, ayudan a mejorar tu flexibilidad metabólica para mejorar el consumo de ciertos combustibles en tu práctica deportiva. Esto le permite ahorrar glucógeno y mejorar tu rendimiento ya que retrasa la fatiga y mejora la resistencia a la insulina.

La vida es mejor con flexibilidad metabólica.

Relacionados: