Home Material Saucony Kinvara 6: la prueba
Material - Zapatillas - lunes, 07-09-2015

Saucony Kinvara 6: la prueba

Desde que Saucony nos envió un mail con la nota de prensa informándonos del lanzamiento de la nueva Kinvara 6 y ofreciéndonos las zapatillas para poder analizarlas, se produjo entre el equipo una sensación de entusiasmo. Nos ha pasado con este modelo desde que Running.es vio la luz en 2012. La razón es muy sencilla: las Kinvara son unas de nuestras zapatillas favoritas. Una de las mixtas más valoradas por el equipo. ¿Mixtas? Sí, eso son para nosotros. Aunque a la marca americana les guste enmarcarlas dentro del natural Running -tienen motivos para ello-, nosotros pensamos que son mucho más: son una excelente elección para aquellos que deseen una zapatilla mixta.

Si quieres verlas en acción, mira el siguiente vídeo:

Consciente de que generalizar nunca es bueno, voy a arriesgarme. Un corredor tipo como el que les escribe normalmente elige un tipo de zapatilla amortiguada. Los hay que se decantan por un modelo muy amortiguado y sacrifican unos gramos de más por encontrarse bien en las tiradas más largas de los fines de semana. Y también quienes eligen unas zapatillas algo más ligeras que las tope de gama  y que oscilan entre los 270 y los 300 gramos. Se elige una zapatilla para todo.

Las Kinvara, unas zapatillas ligeras de poco más de 200 gramos, aportan dos principales ventajas que las hace ser una excelente versión como segundo par de zapatillas para un corredor de mi perfil. Primero, ligereza y respuesta en los entrenamientos más rápidos o las series. ¿Por qué tendría que renunciar a la reactividad a pesar de hacer las series a 4 minutos? Y, por otra parte, con su particular construcción y dropp de 4 milímetros, nos predispone a mejorar nuestra técnica de carrera tanto posturalmente como en la forma de pisar, adelantando la zona de impacto. Es decir, doble beneficio: carreras más efectiva y, además, con mejor técnica: doble mejora.

En corredores más livianos, que conste, las Kinvara, pueden ser una excelente opción para todo tipo de entrenamientos, también para las tiradas largas al ofrecer un destacadísimo equilibrio entre prestaciones y comodidad. Esto es su principal virtud y la razón por la que cuenta con tantos fieles seguidores.

Pero yo, a lo mío. Como os comentaba, se trata de una de nuestras zapatillas preferidas y referencia en el sector. Esta es su sexta versión y la marca americana no ha hecho una revolución si no una evolución buscando mejorar un producto que funciona. En la versión 5 se mejoró la amortiguación y en la versión 6, en resumen, podemos decir que los cambios persiguen el objetivo de que la Kinvara sea una zapatilla más duradera.

A la redacción de Running.es llegaron dos modelos. Uno de hombre y uno de mujer. El de hombre nos venía a recordar por los colores al modelo 5 que ya tuvimos. Eso sí, con un diseño de colores más moderno. Incluso la tipografía del nombre Kinvara le otorga ahora más frescura. El modelo de mujer, en una palabra: PRECIOSAS. Muy lograda la combinación entre blanco, azul amarillo y ¿coral? Bueno, así le llaman 😉

Las primeras impresiones nada más ponértelas sorprenden. Tratándose de una zapatilla bastante ligera, la verdad es que no descuida detalle de confort como un collarín o lengüeta bastante acolchados merced al material RunDry, que es más blando del resto de la zapatilla y que evita rozaduras además de absorber la sudoración. Nos la atamos y ¡ojo! Saucony utiliza un sistema de atado muuuy eficiente. Tanto que hay que tener cuidado con no pasarnos porque si no tendremos que parar a media carrera para aflojar algo los cordones. Pro-lock se llama y realmente ajusta mucho la zona media del pie una vez has ejercido la presión correcta. Ayuda a esa sensación de ajuste y comodidad la principal novedad de las Kinvara 6, una malla exterior algo más transpirable que en el modelo anterior al disponer de mayores aperturas en su dibujo y que Saucony asegura que es más duradera. Por otro lado, novedad son las costuras termoselladas, el FlexFilm, que han sido reajustadas para ofrecer un mayor confort, manteniendo el peso y mejorando las prestaciones.

Una vez en marcha, nos aprovechamos de los cambios que se introdujeron el año pasado y que tanto nos gustaron y que tiene que ver con la amortiguación: su sistema PowerGrid. Se trata de una media suela fabricada con EVA+ incluida en el talón que distribuye uniformemente la presión y favorece la atenuación del impacto, muy a tener en cuenta entre aquellos corredores, como un servidor, que normalmente no entra de talón. Cuentan con la suficiente cantidad de amortiguación para protegernos y también con la firmeza necesaria para poder ir rápido. Sólo se echa en falta algo más de estabilidad cuando, a causa del cansancio y acumulación de kilómetros, se necesita algo de control de pronación en la pisada.

Una de las principales características de las Kinvara es su dropp de 4 milímetros (21 mm de material en el talón, y 17 mm en la parte delantera). Como no podía ser de otra forma, condiciona mucho nuestra carrera. Que el ‘desnivel’ entre la parte delantera y la parte trasera sea menor de lo que es habitual en otras zapatillas (dropps de 8-12 milímetros) facilita que el corredor, casi sin querer entre más con el medio pie y tenga una postura algo más adelantada, con lo que facilita enormemente a correr más deprisa.

La flexibilidad, junto con su reactividad, es otra de las características más destacadas y es quizá la que determina su condición de zapatilla de natural running. De hecho, este modelo consigue aportar los beneficios de un correr más natural y también se preocupa de amortiguar la zona del talón cuando el cansancio nos hace bajar el centro de gravedad y nuestra pisada deja de ser tan eficiente.  

En cuanto a la suela, nada cambia. Ofrece un buen agarre y durabilidad gracias a diversas piezas de caucho, una tecnología bautizada como XT900. Nueve triangulitos y una gran pieza en el talón están distribuidos concienzudamente en las zonas que sufren mayor abrasión para hacer su cometido sin que lleguen a penalizar por el peso.

 En definitiva, las Kinvara son unas zapatillas neutras y versátiles. Los corredores más livianos y con cierta técnica de carrera las podrán utilizar como zapatillas para todo: tanto para competiciones de 10k, sin ser del todo unas voladoras, como para tiradas largas. Y para los corredores más pesados son ideales como par de zapatillas ligeras para utilizar en series y competiciones, así como para mejorar la técnica de carrera.