Home Material Saucony Kinvara 8: la prueba
Material - Zapatillas - lunes, 29-05-2017

Saucony Kinvara 8: la prueba

Mientras estaba haciendo los últimos tests de las Saucony Kinvara 8, colgué un post en Instagram con una foto de las zapatillas y el texto: “Las mejores Kinvara que he probado nunca. Y llevo unas cuantas”. En efecto las considero, para un tipo de corredor como yo, las mejores Kinvara que Saucony ha fabricado jamás. Y lo son por varios motivos, pero que se pueden resumir en una frase: son las Kinvara con las que más fácil se puede correr. Y no me refiero a correr rápido, si no a correr, en general. Y lo ha conseguido prácticamente sin modificar su zapatilla, con un par de retoques.

Si en las Kinvara 7 comentábamos que la novedad más importante era la introducción de una pieza de Everun en el talón, en esta ocasión el principal cambio viene dado en que esta tecnología de amortiguación se extiende a lo largo de toda la suela a modo de liviana plantilla como hace en Triumph, Guide o Ride.

Nos planteábamos entonces por qué Saucony sólo contaba con el Everun en el talón. Nos contestaban que así los taloneadores recibirían un plus de amortiguación y respuesta pero… ¿Y los que corren de metatarso? ¿No lo necesitan? Pues sí, lo necesitan y por ello pensamos que esta novedad le ha sentado de maravilla. Ahora da igual con qué pises primero. En todas las circunstancias te podrás aprovechar de esta tecnología que suaviza el impacto de la pisada disipando la fuerza y evitando picos de presión y retorna la energía en todo momento.

No vamos a perder de vista que las Kinvara son unas zapatillas con un uso determinado. Natural Series las clasifican en Saucony principalmente por su dropp de 4 milímetros (la diferencia entre una altura de talón de 23mm y una parte delantera de 19). Son ligeras, reactivas y están construidas para correr bien -con cierta técnica de pisada- y rápido, ya sean cortas o largas distancias. Es ahí donde encuentran su hábitat más natural.

Con un tacto medio en cuanto a amortiguación se refiere, si uno de los puntos fuertes de este modelo ha sido sobre todo su polivalencia de uso en las últimas versiones, los seguidores de este modelo todavía quedarán más prendados. Las Kinvara aún son algo más ‘dulces’ en su respuesta gracias al Everun, lo que le abre un todavía mayor abanico de posibilidades tanto en usos como en tipos de corredor.

Se trata de unas zapatillas con un uso primordialmente mixto. Algunos corredores con más peso pueden incluso utilizarlas como voladoras, como zapatillas para series o de carreras de 5k y 10k. Es mi caso con 80 kilos, una técnica de carrera no muy ortodoxa y una pronación que para correr distancias medias o largas necesita de más estabilidad. Los corredores más livianos, neutros y con técnica más depurada pueden usarlas con toda garantía en medias y maratones. Además, repetimos, con sensaciones más agradables incluso que versiones anteriores.

Pero claro, el Everun no trabaja solo. Lo hace al ritmo que marca su mediosuela construida con una EVA ligera (Saucony Super Light) que ayuda a rebotar con eficiencia y con la que logramos una amortiguación continua independientemente del momento de la carrera en la que estemos. Repite formato también la suela TRI-FLEX, con la misma disposición de las piezas de caucho en forma triangular que aseguran tracción y flexibilidad a la par sin penalizar la durabilidad.

En cuanto al upper, los principales cambios van orientados a la transpirabilidad de la zapatilla, algo que se agradece enormemente con las altas temperaturas. FlexFilm le llaman a las superposiciones de telas que junto a algunos elementos termosellados, como el propio logo de la marca, forman la parte superior de la zapatilla. Va microperforada y además consigue conferir una enorme dosis de ajuste al pie y de algo más de flexibilidad, lo que mejora la experiencia corriendo con ellas.

Además, en esta ocasión, se ha reforzado la zona del dedo gordo para aumentar la durabilidad y se han introducido perforaciones de mayor tamaño en la parte media del pie, tanto en el interior como en el exterior, para lograr que sean más transpirables. Saucony, de paso, ha conseguido algo que seguramente no buscaba y que ciertamente es bastante subjetivo, pero ahora la zapatilla tiene un diseño más limpioa, más ordenado en sus elementos y, a mi me lo parece, más uniforme y atractivo.

Las Kinvara 8 destacan también por su comodidad. En el interior, la mullida lengüeta va cosida al lateral para que no se mueva mientras corremos y encontramos en la cordonera su sistema de lazada ProLock, que ofrece mayor ajuste en la zona central y sensación de recogimiento del pie sin que moleste con el paso de los kilómetros y unos agujeros planos, en vez de redondos, para cordones planos: toda la lógica.

Por último, ha un elemento nuevo que encontramos entre el upper y la mediosuela que todavía mejora más las sensaciones corriendo con ellas. Se trata de la pieza de goma que alberga el nombre ‘Kinvara’ y que, aunque para nada podemos considerar un control de pronación, sí que ayuda a que el pie no se nos vaya demasiado y aporte algo de estabilidad.

En definitiva, las Kinvara 8 seguirán siendo útiles para quienes pisen o quieran pisar un poquito más adelantados, gracias a su dropp 4mm y ofrecen rapidez y amortiguación a la par, de ahí que sean extremadamente polivalentes para los corredores más ligeros y un modelo para tener en cuenta en competición para aquellos corredores algo más pesados. Son respecto a las últimas versiones, algo más cómodas y transpirables gracias al nuevo upper y algo más eficientes en la transición de la pisada por la incorporación del Everun en toda la suela. ¿Las mejores Kinvara de siempre? Al menos las que pueden gustar a más gente.