Home Material Skechers GoMeb Speed 3: La prueba
Material - Zapatillas - domingo, 24-05-2015

Skechers GoMeb Speed 3: La prueba

La marca californiana Skechers no ha dejado de evolucionar desde que fuera fundada en 1992. Desde entonces ha desarrollado modelos de calzado enfocados a diversos perfiles de consumidor. Entre ellos se halla el runner, que en estos últimos tiempos ha ido adquiriendo una cada vez mayor relevancia. En parte gracias al fabuloso corredor americano Meb Keflezighi, que en este pasado 2014 se hizo con la victoria del Maratón de Boston dando, si cabe, un mayor reconocimiento a la firma que ha encontrado un filón en este ya veterano corredor. En España también ha buscado acertadamente un embajador como Pedro Nimo que, con unas Skechers en los pies, es el actual Campeón nacional de los 42,195km. Queda claro pues que los grandes corredores pueden obtener muy buenos resultados con ellas. Pero, evidentemente, la idea de la casa es que cualquier practicante disponga de un modelo adaptado a sus características y necesidades. En esta ocasión, en running.es, vamos a probar un modelo ultraligero, que a penas supera los 200 gramos de peso, diseñado especialmente para la competición y nuestros entrenos de calidad: Las GoMeb Speed 3.

Lo primero que nos llama la atención es su acabado, con todo ese lujo de detalles tan característicos que enseguida las distingue. No tardamos en calzárnoslas para ponerlas a prueba. La primera sensación es de comodidad. Tienen un buen ajuste, un collar confortable y una lengüeta bastante ancha y finita, sin acolchado. Por lo que hay que colocarla bien antes de iniciar la carrera para que no quede redoblada bajo la presión de los cordones. Enseguida notamos que los cambios más destacables radican en un espacio adicional en la horma, que tiene un interior reforzado y sin costuras. El upper, compuesto de una sola pieza con varias capas, nos proporciona un mayor ajuste y estabilidad. Otro aspecto destacable es la ausencia de ese controvertido bulto que se encontraba en la media suela de las otras ediciones y que buscaba evitar entrar tanto de talón y "forzar" así una entrada de medio pie. El caso es que para esta ocasión, sin perder esa idea de la tecnología M-Strike, se ha utilizado para ello un ligero cambio en la forma de la suela que favorece a que se produzca también ese efecto. Recordemos que al final estas zapas están pensadas para correr rápido y que por inercia ya buscamos entrar más de metatarso. Por otra parte, el drop de 4mm ayuda a correr de una forma mucho más natural.