Home Material Skechers GoRun4: la prueba
Material - Zapatillas - viernes, 07-08-2015

Skechers GoRun4: la prueba

Voy a empezar fuerte: Las GoRun4 me parecen una de las mejores zapatillas de lo que llevamos de 2015. Vale, ya lo he dicho. Ahora, empecemos con la prueba. (Si queres ver cómo se comportan en acción, CLICA AQUÍ)

Parto de la base que mi experiencia con Skechers vienen de unas GoRun Ride2, unas zapatillas similares en cuanto a concepto, pero con algo mayor de amortiguación y que se han quedado algo desfasadas ya ante el gran salto de calidad que la marca americana ha dado con la nueva gama. A mi parecer, marcan la diferencia las Speed 3 y estas GoRun4 entre la oferta que ofrece.

Antes de enfrascarme en información y sensaciones, os doy un dato para que tengáis en cuenta: soy un corredor de 82 kilos que suele hacer rodajes entre 10 y 20 kms sobre los 5 minutos el km y que compito en 10k a 4’30, así os daréis una idea del uso que les he hecho. Ritmos de 4’ las series más rápidas y hasta 5’30 los rodajes tranquilos. Ah, y un apunte importante. Las he utilizado con las plantillas extra que vienen de forma gratuita. Skechers anuncia que se pueden utilizar sin ellas, y la construcción del interior de la zapatilla lo refrenda con su diseño y la ausencia de costuras, pero no me he acabado de encontrar cómodo del todo. Quizás sí se podría recomendar correr sin ellas para sacarles el mayor provecho en un 5000, por ejemplo, pero particularmente he preferido correr con plantillas. Mis 82 kilos y regular técnica de carrera han preferido usarlas.

Mis primeras impresiones pasan por un diseño algo arriesgado, ser una zapatilla ligera de 250 gramos en talla 11US/44,5EU con la plantilla puesta y 230 gr sin ella (la marca anuncia 227 gramos en talla 9 US), y por recordar la enorme sensación de comodidad que ofrecen desde el primer momento que nos las ponemos. En eso no fallan: son comodísimas.

Tanto la marca americana como el maratoniano Pedro Nimo, principal imagen de Skechers en España, recomiendan hacer un pequeño periodo de adaptación con ellas. Así que voy con ello: primeros días andando, después entrenitos cortos y más tarde alguna tirada de 18 kms… pero la verdad es que en este caso no me dio la sensación de necesitarlo y eso que, como he comentado, mi técnica de carrera dista mucho de la de Mo Farah. Pero estas GoRun4 son más fáciles de llevar que las versiones anteriores y mucho más que sus hermanas Speed3. No nos vamos a engañar, no se trata de unas zapatillas minimalistas al uso, aunque sí son una gran apuesta para utilizarlas como primer paso a éste.

La horma es ancha. No tanto como las de las Ride y menos que las Speed3, pero es ancha. No tendrán problemas los corredores con pies anchos porque además su upper, sin costuras, es muy elástico. El mesh (tela de la parte superior de la zapatilla) es tupido, mucho, y resistente. Cuenta con pocos elementos de protección ni sujeción, algunos echarán en falta algo más, la verdad. Apenas unas tiras termoselladas con elementos reflectantes a lo largo de toda la zapatilla, una tira cosida muy necesaria y que realiza una gran labor de sujeción, y un refuerzo en el talón, justo debajo del Quick-Fit, un agujero en la zona del tendón de Aquiles que sirve como apoyo para descalzárselas de forma rápida y que sin duda valorarán los triatletas.

El collarín de acceso es poco acolchado para primar el peso, pero cómodo, la lengüeta es pequeña y fina debido al mismo motivo y los cordones son planos y elásticos (se ofrecen un segundo par extra). Todo está construido para ofrecer una excelente relación comodidad-peso-prestaciones.

En marcha, su particular construcción invita, a adelantar la zona de la pisada para aquellos que taloneamos un poco. Es como si te obligaran a trabajar la técnica de carrera, eso sí, Skechers ha mejorado y mucho haciendo desaparecer ese controvertido bulto que se encontraba en la media suela de las otras ediciones y que buscaba evitar a toda costa entrar tanto de talón y "forzar" así una entrada de medio pie. Es ahí, en la suela y medio suela conde encontramos su principal novedad: han evolucionado su sistema MStrike. Anteriormente ahí se albergaban tacos redondos (sensores les denominan en la marca) a lo largo de todo el pie. Sin embargo ahora, en el metatarso, la zona con la que deberíamos aterrizar, Skechers ha introducido una pieza con forma de mariposa y que no cuenta con los tradicionales ‘sensores’ redondos que ya conocíamos.

Un avance que aporta mayor estabilidad a la zapatilla. Se trata de seis zonas de contacto más firme que el Resalyte (EVA) que se proyectan por los laterales de la zapatilla y culminan en la suela en seis tacos de caucho más resistentes y de mayor dureza y durabilidad que el resto de tacos redondos. Sin duda un gran avance en la estabilidad de la zapatilla, que mejora sin duda alguna nuestras sensaciones corriendo con ellas y que facilitan una carrera más suave y amortiguada de lo esperado. De la reactividad, notable también, mucho le debe la zapatilla al Resalyte, un compuesto moldeado por inyección que tiene memoria y que reacciona rápidamente al impacto contra el suelo combinado con los Goimpulse, 13 en el talón y 25 en la zona delantera. De estos 38, hay siete reforzados. Quizás aluno más mejoraría la durabilidad de la suela.

Las GoRun4 son ideales para aquellos corredores que deseen unas zapatillas ligeras y reactivas pero con cierta dosis de amortiguación. Sus características la hacen ideales para corredores que no taloneen o quieran dejar de hacerlo. Son unas neutras que se encuentran muy a gusto entre distancias de 10k y 20k. Los corredores más livianos podrán correr maratones con ellas sin problema y los corredores más pesados y que suelan competir por encima de 4’30 el km podrán utilizarlas para sus entrenamientos más rápidos como si de unas voladoras se tratase.

Todo esto a un precio de 94,95 euros

Si queres ver cómo se comportan en acción, CLICA AQUÍ

Si quieres ver más detalles de la zapatilla, CLICA AQUÍ