Prueba: Plantillas Biontech Ultralight

Varios
Prueba: Plantillas Biontech Ultralight-145613
Probamos las plantillas para corredores más ligeras de la marca

Prueba: Plantillas Biontech Ultralight

Más sobre: 

Por el Jueves, 21-02-2019 en

Una de las principales características de correr no cabe duda que son los numerosos impactos de nuestras articulaciones contra el suelo. Los corredores damos entre 140 y 180 zancadas por minuto, lo que traducido en una hora de running equivaldría a una cantidad aproximada de 9.600 veces que dejamos caer nuestro cuerpo. Intervienen en las consecuencias de dichos impactos nuestra forma de correr, la fuerza de nuestra musculatura, el estado físico, las zapatillas que utilicemos, el entrenamiento previo o el peso del corredor, entre otros aspectos.

Utilizar el material adecuado a nuestra particular forma de pisar, no aumentar el kilometraje más de un 15% semanal o ganar fuerza muscular son tres de las prácticas más recomendables para evitar el peor enemigo de los corredores: las lesiones.

Además de las comentadas prácticas en nuestras rutinas de entrenamiento, el material es fundamental. En este sentido, el mercado ofrece zapatillas con más o menos amortiguación o controles de estabilidad y de pronación. Además, existen las plantillas, piezas que se introducen en el interior del calzado para dar acomodo al pie y que pueden favorecer al corredor en diferentes aspectos. Existen de diferentes tipologías y las hay más o menos personalizables dependiendo del uso que necesite cada usuario. Por otra parte, las plantillas suelen utilizarse como medida de prevención o de curación ante una lesión.

En este caso, vamos a probar las plantillas Biontech Superlight, la que nos han parecido más idóneas para los corredores por sus propiedades combinadas por su ligereza, un 35% mayor si las comparamos con otros modelos similares. Se trata de una plantilla de gel que se puede utilizar tanto cuando corremos como en nuestra vida diaria. Se trata de un modelo que, aunque es cierto que no está diseñado especialmente con la morfología de nuestro pie, sí cuenta una cierta adaptabilidad que viene dada por la curiosa forma de cómo podremos moldearlas: en el microondas. Sí, justo, habéis leído bien: en el microondas de casa. Bueno, nosotros en concreto lo hemos hecho en el de la oficina, pero eso no viene al caso.

Para empezar a utilizarlas hay que colocarlas sin que se toquen (o de una en una) en el plato del microondas 40 segundos a 500W de potencia o 30 segundos a 600 W. No te pases con el tiempo si no quieres tener unas plantillas chamuscadas.  Esperamos un minuto tras sacarlas del micho y las colocamos en el interior de nuestro calzado y nos las ponemos ejerciendo presión sin movernos durante dos minutos. De esta forma conseguiremos una mayor adaptación a la morfología de nuestro pie. Y antes de empezar a correr, es recomendable estar con ellas puestas al menos una hora antes. A partir de este momento ya podemos utilizarlas con total normalidad y empezar a sumar kilómetros.

Obviamente, las sensaciones al correr con ellas son algo diferentes a hacerlo sin ellas. Pero es curioso como de deprisa te olvidas prácticamente de que las llevas puestas. Para hacer esta prueba, hemos experimentado corriendo con el mismo calzado (para pisadas neutras) con plantillas, sin ellas, con plantilla en un pie y en el otro. Antes de empezar con las sensaciones, cabe apuntar que, cada corredor es un mundo y que, si del mismo modelo de zapatilla percibimos y rendimientos diferentes, con las plantillas ocurre lo mismo. Así que aquí van las sensaciones de un corredor de 80 kilos y que ha hecho las pruebas corriendo a ritmos +- 15 segundos por encima y por debajo de 5’ el kilómetro.

El principal inconveniente que hemos encontrado es el peso. Obviamente es un mal endémico de todas las plantillas, añaden peso a nuestro calzado, es por ello que hemos elegido el modelo Ultralight, que ha parado la báscula en unos aceptables 70 gramos con una talla 45. por los 25 que pesa la plantilla de serie que viene en la zaaptilla. Es importante destacar que cada talla cuenta con una plantilla diferente. No hay que recortar o ajustar nada para encontrar una plantilla que de adapte a nuestro tamaño de pie.

A parte del peso y, tras haber hecho correctamente las acciones recomendadas para ajustarlas a nuestro pie, no hemos encontrado otro inconveniente. A partir de ahí, vienen las ventajas. Algunas que se aprecian antes de empezar a correr, como que son totaldry, que son traspirables y que cuenta con tratamiento anti bacterias, lo que tendrán muy en cuenta aquellos que necesitan ayuda en evitar el malo olor. Y otras más palpables sumando kilómetros con ellas.

Son cómodas, muy cómodas desde que te las pones. Mullidas, son muy agradables a la planta del pie. Empezando a sumar kilómetros con ellas ya se nota el extra de amortiguación con el que contamos, pero no se queda ahí, también hace que la pisada sea algo más estable si principalmente tu pisada entra de talón, con lo que personalmente me ayuda a corregir la ligera pronación con la que cuento en mis primeras zancadas. Y noto, también, la sensación que más superficie plantar toca con la suela, lo que ayuda a mantener la estabilidad de mi pisada. El extra de amortiguación que se percibe con las plantillas puestas hace que se reduzca la vibración hacia los tobillos, rodillas o cadera.

Es importante tener en cuenta que con estas plantillas no se conseguirá mejorar el rendimiento en carrera. El objetivo de éstas es la prevención de lesiones gracias a la mayor amortiguación y reducción de la intensidad de los impactos a nuestras articulaciones y recomendamos el uso diario de las mismas. Habría que revisar su estado/rendimiento cada año o medio año, dependiendo del uso, pero el hecho de que sean tan económicas, unos de 30 euros ahora que están al 50%, aconsejan que cuanto más las utilices mayores ventajas obtendrás.

Relacionados: