Home Salud Lesiones Vitamina D y el confinamiento
Lesiones - Nutrición - martes, 21-04-2020

Vitamina D y el confinamiento

El confinamiento y el mal tiempo de estos días afectará en gran medida nuestro aporte de vitamina D al organismo. Un micronutriente que ejerce un papel importante tanto en nuestra salud ósea como en otras funciones biológicas de nuestro organismo. La vitamina D juega un papel importante en la absorción del calcio que ingerimos, y por lo tanto, en el desarrollo de nuestros huesos y en evitar la desmineralización que sufrimos con los años. El déficit importante de esta vitamina puede resultar en debilitación de nuestros huesos y provocar fracturas o roturas, así como a mayor riesgo de sufrir enfermedades infecciosas. Actualmente, se está estudiando la relación entre esta vitamina y el coronavirus, pero algunas noticias son falsas. Ni cura ni te asegura que no contendrás este virus. No obstante, como hemos dicho si que se ha visto una relación positiva entre un buen aporte de vitamina D natural o suplementado y la protección ante enfermedades infecciosas. Lo único que podría prevenir este virus, según informan las autoridades, sería la vacuna.

La vitamina D tiene efectos inmunomoduladores, es decir, es precursora de unas sustancias llamadas péptidos antimicrobianos y tiene características anti-inflamatorias. En infecciones como la tuberculosis la deficiencia de vitamina D puede agravar la enfermedad, pero en el COVID-19 los estudios aún están en curso. La idea es ver si podría ser beneficiosa para reducir la inflamación producida para ver si realmente puede ser útil a nivel preventivo. Por nuestra parte, igualmente, creemos que es importante que tengas en cuenta esta vitamina por el resto de sus propiedades y por los posibles efectos negativos que su déficit puede conllevar.

Aunque haga mal tiempo o si no tienes ni jardín ni terraza, hay maneras de poder aumentar tu aporte de vitamina D.

A través de la alimentación, también obtenemos vitamina D

Aunque la radiación solar sea nuestro mayor aliado a la hora de obtener vitamina D, también existen alimentos que lo contienen. Depende de la edad que tengas, igual habrás oído hablar del aceite de hígado de bacalao o igual recuerdes como tus padres te obligaban a tomarlo (de esto hace un rato). Pues es cierto, el aceite de hígado de bacalao es la mejor fuente de vitamina D, aunque existen otras. El bacalao mismo y otros pescados azules son ejemplos de esto, así como los huevos. Por eso, durante el confinamiento reduce tu consumo de carne y opta por más pescado y huevos para mejorar tu aporte de esta vitamina. Además, el pescado azul contiene grandes cantidades de omega 3 que también tiene propiedades antiinflamatorias.

Aunque lleves una ingesta adecuada de calcio, si no aportas suficiente vitamina D al cuerpo, no se absorberá igual.  Esto no quiere decir que solo la vitamina D sea importante, sino también el propio calcio, y sobre todo en mujeres que somos más propensas a la pérdida de minerales de nuestros huesos. Consume lácteos estos días así como vegetales como el broccoli, almendra o soja, que también son buenas fuentes de calcio.

Durante el confinamiento es importante que sigas cuidándote y que comas lo mejor posible. Queremos que una vez se acabe, sigas con huesos sanos y fuertes para que vuelvas a correr sin problemas.