Adidas Adizero Adios Boost. La prueba

Zapatillas
Adidas Adizero Adios Boost. La prueba-16986
Voladoras para correr rápido, muy rápido

Adidas Adizero Adios Boost. La prueba

Gracias a la tecnología Boost se consigue un mayor retorno de energía en las pisadas.

Más sobre: 

Por el Martes, 15-10-2013 en

¿No os ha pasado nunca que cuando tenéis unas zapas nuevas os dan más ganas de entrenar, de estrenarlas, de darles caña? Las sacamos de la caja con las dos manos, con cuidado, cuál tesoro o grial milagroso y las miramos detenidamente mientras nos imaginamos corriendo con ellas y consiguiendo nuestros retos. Es entonces cuando nos dirigimos a ellas y les hablamos como si pudieran oírnos. Les decimos con voz suave pero firme: "creo que este es el principio de una gran amistad. Juntos haremos grandes cosas".

Eso es lo que me pasó a mí con las Adizero Adios Boost de Adidas, sentí un impulso irrefrenable de correr con ellas. Nada más verlas me hice un planning de todos los entrenamientos donde iba a ponerlas a prueba. Ciertamente tenían una pinta muy buena. El diseño y los colores son llamativos, tienen un aspecto muy racing. El azul oscuro combinado con los tonos naranja fluorescente y sobretodo el material brillante del que están hechas las hacen muy atractivas a la vista. Pero lo que verdaderamente ves enseguida en ellas es que son unas zapas para correr rápido, muy rápido. Y es que sus 220 gramos de peso las colocan en la categoría de lo que vendrían a ser unas auténticas voladoras.

No pasa desapercibido ese extraño material del que está compuesta la mediasuela que a simple vista parece poliexpan. Se trata de la nueva tecnología Boost que Adidas ha puesto ya en algunos de sus modelos. Con ello buscan conseguir un mayor retorno de energía con cada una de nuestras pisadas.

En fin, que la teoría está muy bien y que todas las tecnologías que llevan incorporadas suenan muy bien sobre el papel y podríamos estar horas descuartizando la zapatilla mientras las explicamos. Sin embargo, no hay mejor prueba que calzárselas y salir a hacer lo que más nos gusta. Correr.

No soy partidario de empezar a correr muy a saco con unas zapas nuevas. Antes prefiero domesticarlas un poco, adaptarme yo a ellas y que ellas se adapten a mi pisada. Así que, para evitar lesiones por un uso prematuro, antes me las puse unos días para caminar, para irnos conociendo. Una vez superado este trámite realicé un suave rodaje. Aquí sí que ya pude empezar a tener ciertas sensaciones dignas de comentar. En primer lugar, tienen un buen ajuste al píe, con la zona del tobillo ligeramente acolchado y una lengüeta fina pero cómoda, de las que no molestan ni se mueve al atárnoslas. Al iniciar la marcha, teniendo en cuenta que el ritmo era lento y que entraba mucho de talón, me notaba muy a ras de suelo. Y es que tienen un talón que casi no llega ni a 2 centímetros y un drop de 10 milímetros, que para ser unas voladoras puede parecer poco.  Vamos, que a ritmo lento no acababa de encontrarme cómodo con ellas. Opté, entonces, por probarlas en otro contexto. En una carretera de asfalto, a un ritmo cercano a 3'30/km. Y ciertamente, cuando las exprimes un poco es cuando ves todo su potencial. Aquí sí que iba cómodo, la zapatilla respondía muy bien, a pesar de su puntera baja tienen mucha respuesta. Y es que gracias al Torsion System que tienen incrustado en la suela, consiguen una muy buena transición. Se produce un efecto rebote que nos lanza el píe en el momento del despegue. Por otro lado, el hecho de tener un drop tan bajo, nos da mucha estabilidad en el apoyo, por lo que ese aspecto queda totalmente compensado.

Sabiendo que a ritmos elevados responden de maravilla, me faltaba probarlas en una tirada más larga a un ritmo medio. Así pues, ni corto ni perezoso me las calcé y me metí entre pecho y espalda 30 kilómetros a un ritmo aproximado de 4'/km. El resultado fue excepcional. Un perfecto equilibrio entre la amortiguación y la estabilidad. A pesar de que tienen un talón bajo, la mediasuela compuesta de una fina plantilla de EVA y el Boost debajo consiguen que con menos volumen la zapatilla tenga muy buena amortiguación. El ritmo fue constante durante toda la tirada y, ciertamente, en cada apoyo que daba obtenía un muy buen retorno.

En  lo que respecta al tipo de terrenos donde mejor se desenvuelvenes claramente el asfalto y en el tartán de la pista, aunque tienen una suela muy completa, con muchísimo agarre. En las zonas de mayor contacto con el suelo están estratégicamente recubiertas con goma de caucho de la marca Continental. Además se complementa con unos taquitos en la parte delantera de la suela que evita que resbalemos en cualquier superficie. Responden bien al asfalto mojado, a caminos de tierra e incluso a la hierba húmeda. Aunque eso sí, son demasiado finas para meterlas por terrenos pedregosos.

En cuanto al perfil del usuario, teniendo en cuenta que son unas zapatillas ligeras para corredores con pisada neutra, estará condicionado al uso que se les quiera dar y a las características del corredor. Son adecuadas para correr a ritmo medio rápido, por lo que descartaría usarlas para rodar. Para alguien peso pluma (sub 60kg), como yo, son adecuadas para hacer series de todo tipo, cortas y largas, kilómetros controlados y para competir en carreras de 10km hasta maratón. Para un corredor de peso medio-alto (entre 60 y 80kg) son muy adecuadas para hacer series rápidas, hasta 1000-2000 metros y luego también, en función de la pisada, si no talonean demasiado, hasta carreras de 10km.

Relacionados: