Adidas Supernova Glide Boost: la prueba

Zapatillas
Adidas Supernova Glide Boost: la prueba-31930
Aptas para todo tipo de corredores con usos diferentes

Adidas Supernova Glide Boost: la prueba

Más sobre: 

Por el Viernes, 17-01-2014 en

Si estas zapas pudieran hablar seguramente se presentarían como: "Boost, Supernova Glide Boost, con ligereza para correr". Adidas ha lanzado recientemente al mercado  estas elegantes y atractivas zapas, aptas para un amplio abanico de runners. Y es que la marca alemana se ha propuesto complacer a un gran número de usuarios con este modelo.

Desde que Adidas presentó la nueva tecnología Boost, ese material granulado  tan peculiar que creó junto con la marca BASF, han revolucionado el concepto de amortiguación de sus zapatillas. Han conseguido un material que ofrece una serie de características que la potencia de sobremanera. Las capsulitas de las que está formado el Boost guardan la energía generada al aterrizar para liberarla en el momento del despegue de la carrera. Esto proporciona un retorno de energía sin precedentes y además, por el compuesto químico del que está hecho, se logra una extrema ligereza. Con esto consiguen que esta nueva versión de las Supernova Glide, la sexta,  tenga un peso de tan sólo 295 gramos y que ofrezcan, además, una destacada mitigación del impacto contra el suelo y un muy agradable efecto rebote.

A nivel personal no era la primera vez que probaba el Boost, ya lo hice con las Adizero Adios y realmente quedé encantado. Sin embargo, aquéllas eran unas voladoras auténticas y éstas, a la vista está, son más rodadoras. Así, que las sensaciones al estrenarlas, aunque no fueron nuevas, sí fueron muy agradables. En esta ocasión el porcentaje de Boost en la suela es del 55%, el resto es Etileno Vinil Acetato, o sea el EVA de toda la vida. Buscan con ello el equilibrio perfecto para que no sean demasiado blandas. Además, con la intención de conseguir más estabilidad en la pisada, se ha implementado una plantilla de EVA comprimida y moldeada que está colocada de forma intermedia entre el pie y la suela. Eso permite que tengamos una plataforma más firme donde apoyarnos y con ello evitar que la extrema flexibilidad de la suela nos haga sentirnos inestables al pisar.

Con estas referencias, sólo cabía calzárselas cuántas más veces mejor y probarlas durante muchos kilómetros. Con el paso del tiempo y los entrenamientos, mayoritariamente rodajes de entre 12 y 16km, compruebas que son unas zapatillas cómodas y resistentes. Cómodas porque tienen unos cordones planos y una lengüeta  confortable, bien acolchadita, por lo que no hay problemas con el empeine. Se ajustan bien y además tienen una horma ancha, por lo que es adecuada para la gran mayoría de corredores, incluso para los que llevan plantillas. No tiene costuras,  así que es difícil sufrir alguna rozadura. Además, entre las tres franjas laterales que simbolizan a la marca, hay una redecilla que nos aporta una necesaria transpirabilidad. Y  lo de resistentes lo digo porque a pesar de los muchos kilómetros que les puedas meter, lo cierto es que no se deterioraran sus virtudes, otra de las características del Boost es su gran durabilidad.

Durante estas semanas, donde he rodado con ellas por superficies más o menos estables, sobretodo caminos de tierra y asfalto, he certificado un par de cosas más. En primer lugar, el buen grip que tienen gracias al caucho de la marca Continental que recubre la suela. Y en segundo lugar, el control de estabilidad que ofrece el Torsion System. Esta tecnología esta insertada en la media suela, cuatro piezas de color azul  situadas entre el Boost, que permiten una adaptación de la pisada según las exigencias del terreno.

La conclusión es evidente, creo que Adidas ha conseguido lo que pretendía. Y esto no es otra cosa que ofrecer una zapatilla polivalente y apta para una gran diversidad de practicantes. Son lo suficientemente ligeras como para ser las zapatillas que un corredor de peso ligero utilice en sus rodajes habituales a ritmo medio. Y por otro lado, tienen la suficiente amortiguación para que un corredor más pesado, de hasta 90 kilos, pueda también disfrutar de ellas para sus rodajes o incluso para entrenamientos un poco más rápidos. Así pues, podríamos determinar que son unas rodadoras aptas para corredores de entre 50 y 90 kilos con pisada neutra o plantillas adaptadas. Ahora sí que no hay excusas, con las Supernova Glide Boost, seas como seas, no tendrás argumentos para no salir a correr.

Relacionados: