ASICS Dynamis: La review

Zapatillas
ASICS Dynamis: La review-125622
Una zapatilla ligera con tecnología Flytefoam y sistema de ajuste BOA

ASICS Dynamis: La review

La Dynamis se trata de una zapatilla para corredores populares que buscan estabilidad, amortiguación, agarre y, sobre todo, rodar muchos kilómetros, tanto para entrenamientos como para competiciones superiores a 4’15”/km

Más sobre: 

Por el Lunes, 27-11-2017 en

Ponemos a prueba la nueva ASICS Dynamisuna zapatilla moderna, cómoda, con buena amortiguación y que puede atender a las demandas de cualquier corredor de asfalto más o menos pesado, con mejor o peor técnica de carrera incluso para sus tiradas largas.

Una zapatilla ligera, rápida, gracias a la tecnología Flytefoam en la suela, de tacto ligero y blando, que aporta una buena respuesta en la zancada, y un interior confortable y que facilita tanto la acción de poner como de quitártelas.

 

Como características técnicas de las zapatillas destacamos que se trata de una zapatilla para corredores neutros-pronadores leves, un drop de 8mm, con unos 270 gramos aproximadamente de peso en modelo de hombre, y 255 gramos en el caso femenino y que cuentan con el sistema BOA para ajustarnos la zapatillas al pie.

A simple vista observamos una zapatilla de diseño elegante, diferente, atractivo y que puede gustar más o menos. En mi caso, me encantó su diseño y la combinación de colores, haciendo una zapatilla elegante y a la vez discreta para correr.

Cuando la coges por primera vez, te sorprende su ligereza, su upper liso, sin costuras, sin adornos y que te puede hacer dudar acerca de su estabilidad en la pisada. Dudar, solamente. Porque en cuanto te las calzas, te vuelves a sorprender. Ligereza, gran confort, incluso dando la sensación de ir descalzo. El sistema BOA te proporciona un ajuste al milímetro con cada "click”, tal que no produce zonas de mayor presión aunque llevemos la zapatilla ceñida al pie.

Una vez apretadas salimos a rodar por asfalto y tierra dura compacta, dadas las características de la suela.

Tras unos primeros kilómetros hechos rodando cómodo en ritmo y en sensaciones, terminando de ajustar el cierre tras unos minutos de carrera, ya que a primera impresión pueda parecer que están suficientemente ceñidas, una vez entrando en calor precisarás re-ajustar el cierre.

En un primer instante me sorprende la estabilidad de la zapatilla con apenas unos kilómetros con ellas, buen agarre y perfectas para talonear, lo que me aporta un poco más de tranquilidad al ser un corredor de peso considerable.

Un aspecto curioso y que llama la atención es el ruido que hace la suela al impactar contra el suelo, supongo que por este tipo de suela tan lisa, sin apenas tacos y/o rugosidades hace que suene en asfalto más de lo normal o de lo que estoy acostumbrado.

Lo más destacable de la media suela es la tecnología Flytefoam que nos aporta ligereza y una gran respuesta a nuestra zancada.

Gracias al Dynatruss conseguimos una mayor estabilidad en cada pisada, a la vez que pretende contra-restar esa ligera pronación que puedas tener, sintiendo en todo momento el pie sujeto, firme y seguro.

Podríamos decir que la amortiguación de la zapatilla es buena, pero no es su fuerte. Es una virtud más de las múltiples con las que consta.

Una suela prácticamente lisa, con poco dibujo destacando un "taco" en la zona central, con la capacidad de deformarse ante posibles irregularidades del terreno, aunque siempre leves, lo que hace que la zapatilla sea idónea para asfalto y aceptable para tierra compacta o prensada, perdiendo tracción y reacción con arena suelta y/o piedras en zonas de pista o similar.

En terreno mojado responden bien, con buen agarre y sin patinar, sintiéndote seguro y cómodo con cuatro pisadas hechas, incluso en los pasos de peatones y/o zonas de marcas viales.

El poco dibujo de la suela siempre siembra dudas acerca de su durabilidad, de momento y tras unos cuantos rodajes y más de 100km apenas podemos percibir su desgaste.

 

El upper de esta zapatilla sorprende por su sencillez, una sencillez que se traduce en comodidad. Su acabado llamado Monosock hace que la zapatilla aporte la sensación de ir descalzo -como si solo llevases un calcetín-, a la vez que facilita el poner y quitar el pie dentro de la zapatilla. Sin presencia de lengüeta, propiamente dicha, eliminamos un punto a fijarnos cuando atamos las zapatillas, que sumado a que no tiene costuras en su interior aumentará la sensación de confort y eliminará las opciones de roces con el paso de kms.

Upper suave, cómodo y muy transpirable, sin refuerzos en la puntera ni zonas laterales, con mínima rigidez en la zona del talón que ni se siente ni molesta en ningún momento, todo ello culminado con el bonito diseño de su cierre tipo BOA, un cierre fijado en tres anclajes, suficientemente separados y anchos que hacen que en ningún momento sientas el pie incómodo cuando ciñes el cierre, ni puntos con mayor o menor presión que otros.

El tejido utilizado no es nada impermeable, con lo que no se recomienda tirar agua por encima si nos gusta correr con el pie seco.

El logo de ASICS se fija en la parte exterior de la zapatilla, sin costuras, sin ser notable (en el pie) pero sí visible, quedando muy mimetizado y discreto, a la vez que elegante.

Se trata de una zapatilla de horma normal/ancha, con lo que ese cierre tipo BOA atiende las necesidades de ajuste para este tipo de pie. Habría que ver qué pasa con un pie demasiado estrecho.

 

 

Si bien sentimos un máximo confort desde el primer momento que nos la calzamos y salimos a rodar, con el paso del tiempo y de los km conseguimos adaptarlas a nuestros pies y a nuestra forma de pisar.

Las probamos en rodajes cómodos, suaves, sin tener ningún percance, pudiendo rodar cómodo, sintiendo su reacción, quizás escasa para mi gusto, o menor para un tipo pesado como yo. En primera instancia puede dar la impresión de falta de estabilidad, aunque es solamente una impresión propia, más si acostumbras a correr con zapatillas con refuerzos en las punteras o de mayor sujeción y no tan blandas como estas, pero repito, es solamente una impresión ya que la zapatilla agarra y es totalmente estable.

Tras unos primeros rodajes fáciles, de conocerlas y hacernos con ellas, algo fácil y que no requiere mucho tiempo, pasamos a la acción. Incrementando los ritmos de rodaje, pasando estos de suaves/cómodos, a alegres con cambios de ritmo, manteniendo la sensación de comodidad y confort, pero incrementando un poco el ruido de la suela que mencionaba anteriormente al impactar con el suelo.

Pasamos después a la pista, para probar su reacción a la velocidad y es aquí cuando te das cuenta del verdadero uso para la que ha sido creada esta zapatilla. Sin ser un corredor rápido, ni técnico, pronto me doy cuenta que en series de velocidad, y no hace falta rodar por debajo de 3’30”/km para ver que su buen agarre no comporta una rápida transición de talón-antepié, faltando un poco más de reacción para hacer las delicias de esos corredores rápidos, resultando una zapatilla óptima para entrenar, rodar a ritmos medios e incluso para tiradas medias y largas y para corredores de peso medio/alto.

 

 

 

Estamos ante una zapatilla de elegante diseño, ligera, de máximo confort, grandes prestaciones y que pueden encajar en gran parte de los corredores populares, aquellos que buscan estabilidad, amortiguación, agarre y, sobretodo, rodar muchos km sin molestias o roces. Una zapatilla perfecta para el uso diario, de entrenamiento, para rodajes superiores a 4’15”/km.

Una zapatilla que puede encajar también en el mundo del triatlón, por extrema comodidad y perfecto acabado interior (monosock), para correr sin calcetín y por su ajuste super-rápido con el cierre Boa.

 

Lo que más me ha gustado de las zapatillas es su diseño, los acabados y el cierre BOA, aunque para muchos puede ser un input negativo, su estabilidad y su ajuste al pie.

Lo que menos me gusta de este modelo es la suela, demasiado lisa con el consiguiente ruido de la pisada, al menos en mi caso.

 

Si quieres más información sobre las nuevas ASICS Dynamins, CLICA AQUÍ

Relacionados: