Asics Gel Kayano 20: la prueba

Zapatillas
Asics Gel Kayano 20: la prueba-39536
Este modelo de Asics está destinado al total control y protección de la pisada del corredor.

Asics Gel Kayano 20: la prueba

Más sobre: 

Por el Martes, 11-03-2014 en

Me apetecía probar las Kayano 20. Sí. Y me apetecía porque estas zapatillas son una referencia en cuanto a amortiguación y control de la pisada. Y es que aunque sea un corredor de peso ligero, otrora acostumbrado a correr a ritmos alegres, también es cierto que, y cada vez más, ahora tengo tendencia a hacer la mayoría de kilómetros en plan tranquilo. Toshikazu Kayano, el creador de la primera versión de esta mítica zapatilla, en su día pretendió satisfacer a aquellos corredores ocasionales o principiantes con poca técnica y que requerían de unas zapatillas con una mayor resistencia. De ahí que se inspirara en los escarabajos lucánidos y en su resistente caparazón.

Tras haber evolucionado durante 20 años, aplicándoles las mejores tecnologías de la marca nipona, podemos esperar de esta nueva edición unas grandes prestaciones. Cierto es que el natural running está en auge y que muchas marcas lanzan al mercado modelos lo más minimalistas posibles. Pero también es cierto que en el equilibrio está la virtud. Yo soy partidario de no entrar a saco con el tema minimalista e ir alternándolo a veces con unas zapatillas bien amortiguadas.

Dicho esto, y una vez ya con estos magníficos ejemplares de color rojo en los pies, no queda más que empezar a correr. Me invade la expectación, así que Inicio la marcha. Como siempre, el primer contacto con ellas debe tenerse en un rodaje suave.  Al principio me siento raro, como si zapateara mucho. Intento dominar mi pisada pero finalmente entiendo que la que me controla es la zapatilla a mí, como si fuera con un piloto automático. Esto se debe al sistema Guidance Line, que controla mi pisada y dirige el movimiento del pie en toda la transición, desde que impacto hasta que impulso para despegar. Tardas un rato en acostumbrarte, pero pronto empiezas a notar sus ventajas. Gracias al Fluid Ride se nota una mejor amortiguación, eso es como consecuencia de una doble capa de Solyte y Gel en la media suela. El Solyte es un material usado por Asics, extremadamente ligero y que aporta amortiguación, durabilidad, sensibilidad, empuje y sobretodo ligereza. Y el Gel es capaz de disipar el impacto convirtiendo las fuerzas verticales en fuerzas horizontales. De este modo facilita el movimiento del pie y protege las articulaciones sin afectar a la estabilidad del calzado, en la media suela.   Estos son los aspectos que más se notan en una primera toma de contacto.  Pero obviamente cuantos más kilómetros vas sumando con ellas, más características puedes ir observando. Y es que, tras unos cuantos rodajes, llegué a la conclusión de que son adecuadas para hacer tiradas de distancias medio-largas ( a partir de 10-12 km), a un ritmo cómodo (cada uno sabe cuál es el suyo),  o sea, decidí que a partir de ahora serían mis zapas de batalla.

Cuando utilizas unas zapas para hacer muchos kilómetros, es evidente que una de las cosas que priman es la comodidad. Y la malla que nos recubre el pie, mediante la tecnología Fluid Fit, es ciertamente cómoda y ligera, no ofrece restricciones de movimiento en la parte superior  y podemos disfrutar de flexibilidad en múltiples direcciones reduciendo así el riesgo de rozaduras. Además de ser ciertamente transpirable. La acumulación de fatiga también nos provoca, a la mayoría de corredores, un incremento en los grados de pronación mientras estamos entrenando.  En ese aspecto las Kayano 20 cuentan con el Dynamic Duomax, un sistema de doble densidad colocado en la entresuela, que nos da una total estabilidad cuando tenemos el pie completamente apoyado en el suelo y que nos ayuda en el despegue, controlando así nuestra pisada.  Por tanto, queda claro que este modelo de Asics está destinado al total control y protección de la pisada del corredor y por ende de su técnica de carrera. A nivel personal, sí es cierto, que me cuesta un poco desenvolverme con soltura con ellas cuando pretendo incrementar notablemente el ritmo, puesto que regresan esas sensaciones de zapateo y me cuesta un poco cambiar el chip y dejarme llevar por la conducción que me ofrece la propia zapatilla. También es verdad que cuanto más uso les he ido dando mejor me he ido encontrando con ellas, puesto que, como es lógico, requieren de un periodo de adaptación, tanto ellas a nuestros pies como nuestros pies a ellas.

El perfil de corredor es bastante amplio, y se fundamenta principalmente en la técnica de carrera, el peso, la pisada y el uso que se le quiera dar. A priori podríamos decir que son para corredores de peso medio/alto por el tema de la amortiguación y el refuerzo, pero no son descartables para atletas de menos de 75 kilos que quieran disfrutar también de un buen control de la estabilidad. Y más si hablamos de corredores con una pronación de leve a moderada, que serán los que más lo agradecerán. Es también importante el tipo de técnica de carrera que tengamos, que incluso podríamos vincular con los ritmos con los que se pretenda trabajar. Vamos, que no son unas zapas para ir a menos de 3’30, que se puede, pero hay muchos otros modelos con los que nos sentiríamos mucho más cómodos. Por tanto, el uso recomendable sería  el de acumulación de kilómetros, para hacer nuestros rodajes semanales a ritmos cómodos. Los terrenos donde mejores prestaciones han dado han sido en el asfalto o en pistas de tierra de terreno estable, ya que tienen un buen grip. En la zona trasera de la suela, además, podemos ver una pieza negra, el  AHAR (High Abrasion Resistance Rubber) que es un compuesto de goma muy sólido utilizado en las zonas de la suela donde se produce una mayor fricción, como por ejemplo el talón. Ayuda a reducir el desgaste excesivo. No es una zapatilla extremadamente tocha, está aproximadamente en los 315g, se mantiene en la línea de las kayano 19 en cuanto al peso, así que incluso podrían llegar a servir para competir en los casos de runners principiantes, de peso medio/alto y con una técnica de carrera aún por depurar.  

Así pues, como promulga Yoshido Ando, su diseñador, sólo nos queda calzárnoslas como si se tratara de un gran turismo y dejarnos llevar mientras observamos el paisaje.

Relacionados: