Brooks Levitate 2

Zapatillas
Brooks Levitate 2-141711
Unas zapatillas para aquellos corredores neutros y/o ligeramente pronadores

Brooks Levitate 2

Más sobre: 

Por el Martes, 18-09-2018 en

Ponemos a prueba las recién horneadas Brooks Levitate 2, una zapatilla que destaca por su arriesgada y novedosa estética con forma de botín. Estamos ante una zapatilla neutra, no demasiado ligera, para uso en asfalto y de gran amortiguación, perfecta para ser una buena compañera para nuestros entrenamientos diarios y/o tiradas largas.

Destaca la tecnología FIT KNIT usada en la parte superior de la zapatilla proporcionando un ajuste máximo al pie, aportando más confort y una adaptación más natural a nuestro pie y nuestra forma de pisar. Además, incorporan el acabado en forma de botín, tanto interior como exterior, pudiendo ser usadas indistintamente con o sin calcetín.

Primeras impresiones

Nos encontramos con una zapatilla atractiva y al cogerla, una zapatilla algo pesada, pero con un upper totalmente liso y sin costuras, sin refuerzos y que insinúa ser una zapatilla muy llevadera y cómoda, y en el caso de este modelo, llamativa a la vez que discreta.

Al calzarnos con ellas nos sorprende su comodidad. Una puesta fácil, con o sin calcetín, sin opción a roces en su interior y sin costuras y, segundo, contrasta la sensación de ligereza al vestirla con su peso al tenerla en las manos.

Ajustamos la zapatilla sin problemas y sin presionar el pie en exceso, siempre de manera muy cómoda, tanto en la parte de lazada como en la parte del talón, donde cuida y mima nuestro tendón de Aquiles con una almohadilla ultrasuave para evitar dolores y roces. Hora de rodar.

Algo que destacaría de primeras es su extremo confort, su buena amortiguación, experimentando buenas sensaciones, sin molestias, sin notar cambios en la pisada y, sobretodo, rodando muy cómodo. Se trata de una zapatilla para entrar con la puntera, ideal para días de poco cansancio para poder disfrutar.

Me sorprende su gran agarre, a pesar de ser una suela muy lisa, con poco dibujo y sin taco, aporta lo suficiente para poder pisar bien y seguro, respondiendo muy bien en asfalto ya sea en mojado o en terreno seco.

Amortiguación/Suela

Se trata de la misma DNA AMP que la primera edición y que ofrece una gran amortiguación, un buen control de pisada y una buena reacción. Personalmente me quedo con la amortiguación y algo menos la reactividad, sobretodo en rodajes medios/lentos. En rodajes más vivos no echas en falta tanto esa reacción aunque falte un poco esa característica.

La suela, bastante simple, mantiene también la forma de punta de flecha con el objetivo de canalizar la energía hasta llegar a los dedos de los pies, resultando en líneas generales, amortiguación/suela, una gran característica de la zapatilla.

Upper/horma

Un upper a la vista muy atractivo pero que por sensaciones también notamos muy cómodo.

La forma de botín interior nos permite prescindir de calcetín al gusto, podemos rodar sin molestias, sin roces y con el mismo ajuste del pie: talón sujeto, cómodo y acolchado. La lengüeta, de tejido ultra-cómodo, fácil de ajustar que no deja marcas en el pie y que se adapta a la perfección a la voluntad de nuestro atado, con lo que nos olvidamos de tener que colocarla bien para evitar roces, molestias o presiones no adecuadas al correr.

Es un upper suave, de tejido algo rugoso y con la marca impresa para eliminar cualquier costura. Un upper cómodo y transpirable aunque en días de mucha humedad pronto se siente mojado. Cuando llueve o se moja la zapatilla ya no hablamos de humedad, sino de zapatilla mojada. Sentimos una zapatilla ahora sí mucho más pesada de lo normal aunque no experimentamos alteración en su confort interior, terminando el rodaje con cero roces y/o molestias, eso sí, siempre con calcetín.

Es una zapatilla que se adapta bien a pies anchos, que admite bien plantillas para correr y que no molesta en absoluto a corredores ligeramente pronadores y/o de pies planos. Su cómodo y adaptable interior hace que sean llevaderas y que se ajusten a casi todo tipo de pies sin problemas, son unas zapatillas de fácil domar y con las que sentirte totalmente suelto cómodo desde la primera posta.

Rodando con las Levitate 2

Desde de la primera vez podemos rodar con mucha comodidad, ajustando siempre bien la zapatilla al pie dependiendo del tipo de rodaje a realizar, más o menos rápido, en terreno más o menos regular e incluso dependiendo del tipo de calcetín a vestir y también prescindiendo de él.

Con el paso de los kms no se observa que la zapatilla se deforme o se adapte en forma a nuestro pie. Mantiene su diseño original, siendo a la vez una zapatilla muy flexible. Esa extrema flexibilidad no se acentúa ni se degrada con el uso, sigue siendo la misma zapatilla cómoda del principio con el paso de los kms.

Los primeros rodajes cómodos a ritmos cercanos a 5’/km, por asfalto, llanos y con desniveles ligeros, llevaderos y fáciles, super-cómodos para mis pies, disfrutando de una generosa amortiguación y comodidad.

En rodajes por tierra prensada, mantiene la misma seguridad de pisada que en asfalto, misma amortiguación y comodidad.

Rodajes por terreno mixto, con más piedras sueltas y terreno más variable, se sigue notando la excelente amortiguación pero pierde algo de agarre y seguridad en la pisada.

En rodajes más rápidos y con cambios de ritmo y series, aumenta la sensación de ligereza de la zapatilla, con muy buena respuesta sin talonear, pero echando en falta algo más de reacción de la suela, para mi caso en particular.

En pista sorprende un poco más, ya que al calzarla parece que corras casi descalzo y su confort permite correr bastante rápido sin problemas. Con un buen agarre, buena amortiguación pero con algo de falta de reactividad para ser considerada una zapatilla “rápida” o para aquellos corredores de cierto nivel que basan sus rodajes cómodos en ritmos medios y altos para la mayoría.

Pero se sienten como pez en el agua en series de velocidad. No hace falta rodar por debajo de 3.30´/km para ver que su buen agarre no comporta una rápida transición de talón-antepié, faltando un poco más de reacción para hacer las delicias de esos corredores rápidos, resultando una zapatilla óptima para entrenar, rodar a ritmos medios e incluso para tiradas medias y largas y para corredores de peso medio/alto.

Conclusiones

Estamos ante una zapatilla de elegante diseño, ligera, de máximo confort, grandes prestaciones y que pueden encajar en gran parte de los corredores populares. Aquellos que buscan estabilidad, amortiguación, agarre y rodar muchos kilómetros sin molestias o roces. Una zapatilla perfecta para entrenamiento, para rodajes superiores a 4.15'/km, corredores no ligeros y que no vuelen.

Una zapatilla que puede encajar también en el mundo del triatlón, por extrema comodidad y su acabado interior, ideales para transiciones rápidas.

Lo que más me ha gustado de las zapatillas es su novedoso diseño en forma de botín que una vez calzadas y rodando lo puedes valorar.

Unas zapatillas para aquellos corredores neutros y/o ligeramente pronadores, con un drop de 8mm y un peso que supera los 300 gramos (317g en 45EU de hombre) que quieran utilizarlas en entrenamientos y rodajes medios, no rápidos y que busquen una buena dosis de amortiguación.

Si quieres más información de las Brooks Levitate 2 entra en Brooksrunning.com

 

Relacionados: