Kalenji Kiprun SD 2015: la prueba

Zapatillas
Kalenji Kiprun SD 2015: la prueba-59233
Zapatillas de rendimiento, rápidas y con una muy buena transición

Kalenji Kiprun SD 2015: la prueba

Más sobre: 

Por el Miércoles, 18-03-2015 en

Muchas veces lo más simple es mejor que lo complejo. Hay muchos ejemplos que así lo demuestran. Para ilustrarlo nada mejor que una vieja historia real que se dio durante la carrera espacial por llegar a la luna entre estadounidenses y soviéticos: En aquella época era imprescindible registrarlo todo tomando notas en las prácticas en pleno espacio. Pero los bolígrafos no funcionan si no hay gravedad, la tinta no corre. Para solucionar ese importante problema, los americanos invirtieron mucho tiempo y dinero en un proyecto ultra secreto que dio con una solución muy efectiva, un bolígrafo que contenía en su interior un mecanismo de mini bombeo. Los rusos, sin embargo, solucionaron el problema de una forma más rápida y barata: utilizando lápices.

Con esta reflexión pretendo destacar la funcionalidad como una virtud de las protagonistas de esta prueba. Es decir, las Kalenji Kiprun SD cumplen perfectamente con su cometido. Y a los hechos me remito. En mi caso particular, debía darles uso en la prestigiosa eDreams Mitja Marató de Barcelona, de la que la marca francesa es uno de sus principales patrocinadores, haciendo la labor de pacemaker a 1h15´. Estamos hablando de 21 km a un ritmo de 3’33 cada parcial. Está claro que eso no se puede hacer con cualquier calzado. Era una prueba de fuego que las zapas y yo (también el resto de pacemakers) deberíamos superar.

Todos sabemos que la empresa Decathlon, mediante su firma Kalenji, ha hecho un gran esfuerzo por poner su calzado de running a la altura de las marcas, digamos, más tradicionales. Para ello ha creado una gama que ha denominado Kiprun , abreviatura de “keep on Runnning” (sigue corriendo), pensando en todos los perfiles de corredor en base a las distancias que estos van a recorrer. Las Race (voladoras), las SD (short distance, para 10km), las MD (middle distance, para 21km) y las LD (long distance, para 42km). Para esta ocasión, siendo un corredor muy ligero, las que mejor se adaptaban a mis necesidades eran las SD. Y de buen principio me sorprendieron, sinceramente, porque enseguida me adapté a ellas. Las urgencias ante el inminente debut que les tenía preparado hicieron que los primeros rodajes de puesta a punto fueran bastante rápidos. A pesar de la premura, no noté nada por lo que pudiera quejarme. 

Está claro que sus buenas prestaciones no son fruto de la casualidad y es que no en vano se ha trabajado y mejorado las 2 ediciones anteriores de este modelo. Son unas zapatillas que, de entrada, tienen un nuevo diseño con unos colores estridentes y llamativos que hacen que no pasen desapercibidas. Al tenerlas por primera vez en las manos ya me dieron buenas vibraciones. De hecho, había consultado con otros usuarios de las Kiprun y las impresiones siempre fueron positivas. Así que no dudé en calzármelas y saltar rápidamente al ruedo. No es que sean el súmmum de la comodidad en cuanto al acolchado del collar y la lengüeta, pero al atarlas se adaptan bien al pie y dan la seguridad necesaria para iniciar la marcha.

Empecé como es normal con unos kilómetros lentos, para hacerles el rodaje mínimo. Sin embargo, no tardé, ya en la segunda sesión, en probarlas a ritmos cercanos a 3’30”. Pues bien, si tenía alguna duda respecto a si estarían a la altura de correr una media maratón en condiciones, quedaron totalmente disipadas. No son unas zapatillas súper amortiguadas pero tienen una excelente transición de la pisada. Por su  peso, en el 41 EUR, mi número, a penas 250 gramos, aunque en números más grandes tampoco llegan mucho más allá de los 280 gramos,  las podemos considerar ligeras. No son voladoras, pero yo sí las catalogaría como “rápidas”. Con esto quiero decir que son adecuadas para tiradas no muy largas a ritmos medianamente exigentes. Esto también incluye la competición.

En cuanto a sus tecnologías cabe destacar principalmente el K-Ring y el Up’Bar. La suma de ambos consigue esa excelente transición a la que hacía referencia antes. El K-ring es una pieza que tiene la forma de un donut chiquitito y que está situado en el interior de la suela, en la zona del talón. Con ella se reduce el impacto al contactar contra el suelo. Por su parte,  El Up’Bar, una pieza de EVA que se encuentra en la media-suela, favorece el impulso en la parte delantera de la zapatilla, consiguiendo un mejor despegue. A todo ello se suma su drop de 10mm que también facilita este proceso.

Y llegado el día de marras, como ya había previsto, tuvieron una excelente respuesta durante los 21 km. Además noté que transpiraban perfectamente gracias a la malla que las recubre. Al no haber costuras en el upper, no se produjo ninguna incidencia con alguna inoportuna rozadura. En definitiva, los neumáticos cumplieron su función y yo sólo tuve que preocuparme de que el motor funcionara bien. Superado este hito, seguí entrenando con ellas poniéndolas a prueba principalmente sobre asfalto y entrenamientos relativamente cortos, no más de 12 km y a un ritmo medio alto. Para las series me fueron perfectas, les di estopa haciendo desde 500 a 3miles.

Conclusión…

Las podríamos definir como unas de zapas de rendimiento. Está claro que, como su nombre indica, están pensadas para cortas distancias. Bueno, “cortas”, en este caso, nos referimos a entrenamientos y competiciones de 10km a ritmos exigentes (cada uno sabe cuál es el suyo). En principio, para corredores de pisada neutra o plantilleros y con un peso de hasta 75-80kg. Eso sí, según el ritmo al que se vayan a utilizar, si vamos a ir más lentos (a 5’/km) y tenemos un peso más elevado (75-80kg), quizá precisemos unas MD. Aunque si somos corredores más ligeros, por debajo de los 65 kg, podemos utilizarlas hasta la media maratón o incluso la maratón si tenemos un correr fluido.

Después de probarlas a fondo, no es de extrañar que  Stéphane Diagana, campeón del mundo en 1997 de los 400m vallas, reconvertido en runner y actual colaborador de la marca, diga de estas nuevas Kalenji Kiprun SD que: “Son mis favoritas, ligeras, dinámicas y cómodas. Son las zapatillas que me pongo el día que tengo competición, incluyendo, en mi caso, las distancias superiores a los 10km”.

Relacionados: