Mizuno Wave Inspire 12: La prueba

Zapatillas
Mizuno Wave Inspire 12: La prueba-91929
Esta versión está más dirigida soportar mejor rodajes y entrenamientos diarios

Mizuno Wave Inspire 12: La prueba

Las nuevas Mizuno Wave Inspire 12, más que una nueva edición, se trata de un lavado de cara para reposicionarlas otra vez dentro del mercado con más fuerza

Más sobre: 

Por el Lunes, 19-09-2016 en

Las Inspire 12 han sido remodeladas casi por completo, no en plan revolución, pero sí con cambios significativos, enfocados principalmente a reposicionarla porque se estaba quedando un poco en tierra de nadie.

Jugaban con ventaja cuando alguien buscaba unas zapatillas de entrenamiento ágiles y con algo de soporte pero peleaban en desventaja cuando los corredores buscaban unas zapatillas puramente de entrenamiento, que aguantaran ritmos tranquilos y grandes pesos. Aprovechando el lanzamiento de las Catalyst, que han venido a para ocupar el vacío de las Elixir, las Inspire 12 ya no tienen el compromiso de tener que ofrecer lo mismo que unas mixtas con soporte y se han podido centrar en la parte de entrenamiento y los rodajes. El cambio ha sido muy importante, lo notarán mucho los habituales de la saga y, sobre todo, los que disfrutaron con las Inspire 11. A algunos no les gustará y a otros les encantará, pero no puede llover a gusto de todos.

El reposicionamiento se lo han tomado muy en serio y han abordado todos los cambios de una tacada: han ganado chicha, más amortiguación, sujeción más firme, etc.

Todo esto redunda en un aumento significativo del peso, que ahora las lleva hasta los 306 gramos (287 gramos en el 8.5 USA probado) pero tranquilos porque el ADN “Mizunero” se mantiene intacto y siguen teniendo bastante respuesta.

La mediasuela

Han ganado mucho empaque y se nota mucho en la mediasuela que consigue un equilibrio muy bueno entre firmeza y comodidad gracias a la combinación de los dos polímeros y el Wave. La base es el U4ic (todo lo que vemos en blanco) y se ha complementado en el talón con el nuevo U4icX que es algo más blando y que no sólo sustituye al SR Touch clásico, sino que va un paso más allá.

 

La misión principal del U4icX es la de amortiguar por lo que se ha colocado tapando por completo los huecos interiores del Wave. En el talón se ha sobredimensionado por la cara externa, y también justo debajo del talón. Con esto se consigue suavizar mucho el efecto del Wave y, aunque el talón sigue teniendo un tacto relativamente firme, a mucha distancia de los colchones blanditos de algunos modelos, transmite seguridad y permite una entrada de la pisada muy buena, controlando la pronación desde el inicio, algo que siempre han hecho las Inspire, sobre todo en el talón.

El Wave es de Pebax Rnew, paralelo, muy contundente por el interior (fijaos en las dos grandes ondas y en cómo se pronuncia también la de la cara interna del arco) y se prolonga hasta después del arco otorgando gran rigidez ante la flexión transversal y la torsión. Son tremendamente rígidas y, de hecho, aunque en antepié va ganando poco a poco algo de flexibilidad, son unas zapatillas que a muchos habituales de Mizuno nos sorprende porque no te las esperas así de contundentes.

Los pronadores y corredores de cierto peso lo agradecerán enormemente porque ahora aguantan mucho mejor los envites de pies rebeldes que se empeñan en meterse hacia dentro y también dar mejor servicio a los corredores que en la báscula ven los “ochenta y algo”. Insisto, todo ello sin que hayan perdido completamente su ADN familiar porque, un servidor, con menos de sesenta kilos y sin ser un probador fuerte, las ha machacado con mucha alegría.

La suela

A nivel de alturas no ha habido grandes cambios y están alrededor de los 30 milímetros de talón (más 4 o 5 milímetros de la plantilla) con un drop de 12 milímetros. Hay que tener en cuenta que, al no comprimirse mucho la mediasuela, ese drop se mantiene bastante estable durante todo el ciclo de la pisada por lo que, para quienes suelan tener problemas por acortamiento de la cadena posterior o quieran ir ligeramente levantados de talón, son una gran opción (al igual que otras Mizuno).

Aquí hago un inciso para los neuróticos del drop: no las descartéis sin probarlas aunque tengan ese drop porque ni es altísimo, ni es problemático para quien corre con drops de 8-10 milímetros, ni es antinatural ni chorradas de ésas; se puede correr perfectamente. Es más, con la rigidez que tienen, si se tiene un buen tobillo reactivo, se le pueden sacar buenos ritmos porque el pie pasa el talón a la puntera a una velocidad de miedo y, como la puntera está ligeramente levantada, sale con mucha rapidez en la fase de impulso.

En la suela, aunque haya cambios respecto a la versión anterior, hay poco que destacar respecto a otros modelos de la casa japonesa. Las Inspire 12 son asfalteras, no lo pueden negar con esa suela aunque rinden muy bien también en tierra compacta, parques y similares. El talón, con la “U” o herradura clásica está recubierto con X10 que resiste muy bien ante la abrasión del roce y en todo el antepié se ha recurrido a un blown rubber más blando y con mejor agarre que no se olvida de mantener unas buenas cotas de resistencia con lo que tenemos suela para muchos kilómetros.

 

Por la parte interior se prima el apoyo, de ahí que haya más contacto. El borde interior acaba prácticamente en ángulo recto, mientras que en el exterior se curvan los tacos para que la entrada sea más limpia y el pie apoye poco a poco. Con ese mismo objetivo se ha segmentado la parte exterior del talón y el gran taco trasero que al estar biselado y no hundir apenas, evita que te quedes clavado cuando taloneas (se nota mucho en las bajadas donde permite continuar con la pisada sin quedar frenado).

En el antepié hay dos grandes ranuras de flexión justo antes y después de los metatarsos, pero no flexa a lo bruto sino que simplemente se arquea. También hay una gran ranura longitudinal que separa el tercio exterior y que se comporta de forma análoga. No es una suela especialmente adaptable al terreno pero tampoco es una de ésas que parecen una tabla, de las que hacen caer el pie a bloque.

El upper

En la parte superior también encontramos cambios y en la misma dirección que hemos ido comentando: mayor contundencia. No se han andado con remilgos de termopegados o impresiones en 3D sino que han tirado de cosidos y piezas sintéticas, pero jugando muy bien la baza de utilizarlas sólo donde realmente hacen falta. De esta forma, vemos un mediopié bastante cargado, que abraza muy bien al empeine, pero luego deja todo el antepié aparentemente diáfano para permitir amplitud y sin sensación de constricción.

De hecho, es llamativo cómo han conseguido que se pueda sentir a la vez cierta sensación de amplitud y de contundencia en la sujeción porque en el talón, como es norma en Mizuno, no se deja ninguna duda respecto a la sujeción, queda perfectamente agarrado por un gran contrafuerte y un collar que envuelve a la perfección.

El tallaje es normal (mantendría la talla de referencia) y la base es bastante amplia por lo que, aunque sean unas zapatillas con soporte, las tendría en cuenta para los que sean pronadores muy fuertes y necesiten recurrir a unas plantillas personalizadas y añadirle el soporte de las zapatillas. Sí, sé que a algunos os chirría esto pero no es tan raro y da muy buenos resultados porque muchas veces, aún poniendo plantillas, si el upper no es contundente se acaba venciendo y con las Inspire esto es más difícil que pase porque tienen un chasis muy resistente.

Conclusión

Como os anticipé en la introducción, las Inspire 12 han pegado un cambio bastante importante y, para mi gusto, ha sido claramente a mejor porque ahora ya pelean de tú a tú con garantías contra el resto de rivales del segmento de las zapatillas de entrenamiento con soporte. Han perdido algunas cosas que tenían las Inspire 11 (agilidad y ligereza sobre todo) pero creo que es un cambio a mejor y que han salido ganando y ahora ofrecen una alternativa muy buena a quienes quieran unas zapatillas de ese segmento y gusten de un tacto firme pero agradable y sujeciones y ajustes contundentes. Sin duda, son un buen caballo de batalla para darles candela tanto rodando a ritmos tranquilos como pisándole el acelerador de vez en cuando.

Si quieres más información, CLICA AQUÍ

Relacionados: