Mizuno Wave Prodigy - La prueba

Zapatillas
Mizuno Wave Prodigy - La prueba-134783
Ponemos a prueba las Wave Prodigy, unas zapatillas con un diseño discreto, aunque de colores llamativos.

Mizuno Wave Prodigy - La prueba

Un modelo con mucha amortiguación, más ligera de lo que aparenta a simple vista, para corredores neutros de peso ligero que busquen ritmos medios e incluso rápidos
Por el Martes, 02-01-2018 en

Las Mizuno Wave Prodigy  ​son unas zapatillas para corredores que busquen una zapatilla eficaz, muy completa para realizar rodajes largos sin molestias e incluso para corredores pesados. Estas son las bazas con las que juegan las nuevas Mizuno Wave Prodigy, las zapatillas de la casa japonesa que llegan para quedarse en 2018.

Con tan sólo ver las zapatillas, cogerlas, palparlas, tocarlas... nos sorprendió agradablemente el peso. Sin ser catalogado como un modelo ligero, no se percibe para nada pesado. Con un diseño discreto, al que podríamos decir como clásico de la marca japonesa, son muy parecidas a algún otro modelo similar y anterior de la marca. Lo que tenemos en nuestras manos nos parece una gran zapatilla de entrenamiento y con facilidad para adaptarse a cualquier tipo terreno, ya sea asfalto, tierra y pistas no técnicas.

Presentan unos acabados algo tradicionales, pues cuentan con un upper con costuras cosidas en lugar de termoselladas que provocan que el interior no sea liso y se aleje del botín tipo calcetín que podemos encontrar en otros modelos de la propia marca. Pero, ¡ojo! Debemos tener en cuenta que es una zapatilla de primeros precios y, por tanto, no le podemos exigir milagros.

Una lengüeta bastante gruesa, cómoda y que acoge fácilmente un buen abrochado de los cordones sin molestia alguna, hace muy confortable la zapatilla por la zona del empeine.

Una vez calzadas, nos parecen unas zapatillas firmes, con el talón reforzado que aporta gran estabilidad y muy buena reacción de la suela, con muy buena amortiguación.

Tras unos primeros kilómetros rodando a ritmo cómodo y fácil por asfalto, nos invade una agradable sensación de confort aunque notando excesivamente las costuras interiores, también alterada por una horma que a pesar de ser bastante ancha, mi pie dificulta tener cabida en ella, creando molestias en rodajes largos de más de 45 minutos. En cambio, si nos colocamos un calcetín más grueso y con algunos kilómetros de adaptación, los roces desaparecen.

Upper

Un upper sin grandes novedades y con todos los refuerzos y tiras de sujeción cosidas, de sensación algo rígida en los primeros rodajes, pero que pronto se hacen al pie y son prácticamente imperceptibles.

A simple vista destaca los dos tipos de red que forman el exterior de la zapatilla. Una red o rejilla más tupida y resistente en zonas laterales de la zapatilla y una más suave para la parte frontal y exterior de la zapatilla, aportando mayor transpirabilidad, una de sus características principales.

La zona del talón se presenta rígida y robusta, aportando una gran sujeción al pie sin renunciar al confort, muy acorde al global de la zapatilla y confirmando sus aspectos top: estabilidad y amortiguación.

Los cordones de las zapatillas son ligeramente elásticos y redondeados que nos permite ajustar al gusto sin problemas, presentando una horma más estrecha en la parte central de sujeción de la zapatilla, en la tercera fila de ojales y volviendo a recuperar anchura encarando al tobillo.

Gracias a ello ofrecen mucha sujeción incluso sin llevar los cordones excesivamente ajustados. La sensación de tener el pie recogido es perfecta en todo momento, aportando una gran seguridad en la pisada y permitiendo cambiar de terreno sin problemas y con total seguridad.

Con una sensación muy agradable en su interior, con muy buena sujeción del talón. Sin opresiones para los pies anchos -como los míos-, y con suficiente juego en la zona de los dedos de los pies, aportando menor agobio y mayor comodidad en tiradas o rodajes largos.

Mediasuela

La tecnología Wave, característica de la marca nipona, es el gran reclamo. Fabricada en EL8, un material muy blando, que se deforma fácilmente y que aporta pleno confort en terrenos variados, presenta buena amortiguación sin que nuestro pie lo pueda sentir excesivamente y que gracias al Wave desde mitad de la zapatilla hasta el talón, aporta un gran confort y una buena amortiguación.

Por debajo del Wave encontramos una inserción en forma de cuña de otro material muy blando, el U4ICX, que se compenetra a la perfección con el EL8 y el Wave, resultando una suela muy flexible, deformable durante la pisada y taloneo, y que recupera su forma inicial rápidamente aportando una correcta reacción lo que incitando a correr más rápido.

Con un drop de 12mm -30mm para el talón y 18mm en la puntera- las Mizuno Wave Prodigy se categorizan como unas zapatillas maximalistas, pero muy agradables para el pie e incluso con la sensación de ser menor drop, incitando a correr de forma más natural.

Durante esos primeros rodajes nos sentimos tentados a probar algo de velocidad y su respuesta es fantástica: ligera, reactiva y confortable….muy cómodas para esos cambios de ritmo y algún que otro parcial rapidillo.

Suela

La suela está fabricada con dos materiales principales: el X10 y el Blown Rubber. Básicamente es caucho, además del TPU del Wave, que es difícil que llegue a tocar el suelo directamente a no ser por alguna piedra que mal pisemos, siendo siempre la base de apoyo de X10 y Blown Rubber, bien de la zona del antepie, bien en la “herradura” del talón.

Presenta unos tacos pequeños, de poca profundidad y que se adaptan muy bien en todas las superficies de entrenamiento. Con una excelente respuesta en asfalto, en tierra compacta, en pista y sin problemas para zonas mojados y/o para correr con lluvia por cualquier de estos terrenos. En terrenos variados notamos su estabilidad y la amortiguación de la suela.

Con el paso de los kilómetros mejoran y mucho nuestras sensaciones. Si bien de inicio no resultaban todo lo cómodas que queríamos, a medida que las zapatillas se adaptan a nuestros pies y que logramos ajustar su lazada correcta llegamos a un estado de confort muy bueno, muy agradable para correr. Excelente practicamente.

En mojado, con cambios de asfalto, aceras, carriles bici y tierra compacta, incluso con lluvia abundante y mojándose bien las zapatillas, no hemos tenido problema alguno, y nos han ofrecido una notable transpirabilidad y agarre.

Su agradable pisada y sensible reacción presta a correr más rápido de lo habitual, pudiendo rodar algo más rápido sin ser consciente de ellos, me encanta su equilibrio amortiguación-estabilidad-reacción.

Son unas zapatillas para rodar agradablemente con la posibilidad de poder rodar rápido con ellas sin problemas, ligeras, con reacción y perfectas para ser unas zapatillas polivalentes a utilizar en todo tipo de rodajes y entrenamientos, más o menos largos, con mayor o menor intensidad y por gran variedad de terreno sin ningún tipo de problemas. Muy buena respuesta en los entrenamientos tipo fartlek, con buena armonía entre agarre y reacción.

Tras muchos kilómetros, varios rodajes por terrenos irregulares, con lluvia, húmedad, etc. me sorprende positivamente la apariencia de la zapatilla. Siguen pareciendo “nuevas” por lo que tienen pinta de ser unas zapatillas con mucha durabilidad y con las que poder rodar muchas horas y kilómetros.

Conclusiones

Las Wave Prodigy tienen una excelente relación calidad/precio con el plus de seguridad de la propia marca para ofrecer unas excelentes prestaciones al corredor. Unas zapatillas con buena amortiguación, mucha reactividad y que aportan mucha estabilidad, además también, una correcta transpiración y un buen confort.

En definitiva, unas zapatillas que te permiten rodar a ritmos tranquilos y rápidos sin problemas.

Si quieres saber más de las zapatillas, CLICA AQUÍ

 

 

Relacionados: