Mizuno Wave Sayonara 2: la prueba

Zapatillas
Mizuno Wave Sayonara 2: la prueba-44248
Zapatillas para entrenamiento rápido y competición

Mizuno Wave Sayonara 2: la prueba

Más sobre: 

Por el Lunes, 01-09-2014 en

Si hay una palabra que define a los productos de MIZUNO es calidad. Y esta afirmación la avala más de un siglo de historia. Las Mizuno Wave Sayonara 2 son un ejemplo más de la forma de trabajar de la centenaria marca japonesa. Al igual que hay personas que nos conquistan desde la discreción y el saber hacer, a mi me ha ocurrido lo mismo con este modelo de zapas. Las ves y ya despiertan cierta simpatía; no son estridentes ni excesivamente llamativas, no pretenden aparentar. Y es que ser discreto nunca pasa de moda. Para que una zapatilla pueda ganarse el aprecio de un corredor se tiene que comportar de forma genuina y auténtica, sin esa transparencia e integridad nunca obtendrá la confianza de un runner y ni mucho menos le será posible llegar a su corazón.

Así, un buen día, llegaron a mi vida, sin hacer ruido. Me dijeron que tenía que probarlas para running.es. Como un niño con zapatos nuevos me lancé a su estreno, nunca mejor dicho. Enseguida vi que eran unas zapas de entrenamiento rápido e incluso competición. Se veían ligeritas, con apenas 230 gramos de peso. Tras una primera y detenida observación de todos los detalles y tecnologías, no tardé mucho en ponerlas a prueba.  Un primer rodaje suave me sirvió para hacer una evaluación general de todo lo que me podían llegar a ofrecer.  Es evidente que lo primero que llama la atención es esa nueva tecnología de la que hace gala Mizuno, el U4IC. Se trata de su media-suela, que está fabricada con un material amortiguador muy ligero. Sustituye al clásico AP+ de la marca, obteniendo un resultado mucho más eficiente, sobretodo en cuanto al peso de la zapa. Está claro que esto es un punto mejorado que, unido a sus ya contrastadas tecnologías, consigue que, no sólo este modelo de zapatilla sino la firma en general, gane muchos enteros. 

Para ser ligeras, casi tirando a voladoras, resultan muy cómodas. La plantilla interior, Premium Insock, está hecha de un material amortiguador que nos proporciona una muy agradable sensación de confort. El collarín del tobillo y la lengüeta son lo suficientemente acolchados para no causar molestias. La lengüeta, a pesar de no estar cosida a la zapatilla sí tiene un asa que hace que se mantenga fija gracias a la sujeción de los cordones.

Un aspecto muy llamativo es la estabilidad que ofrecen. Esto es consecuencia de una horma con la zona delantera más baja unida a su archiconocida plataforma Wave. Para este modelo, pensado para corredores con pisada neutra o, gracias a su geometría especial, con tendencia a ligera pronación, se utiliza la tecnología Wave configurada en paralelo. De tal manera que dispersa uniformemente las fuerzas del impacto en toda la suela, dándonos la mencionada estabilidad y amortiguación.    

A entrenar…

Una vez evaluadas y pasado el proceso de adaptación pertinente, procedemos a incrementar los ritmos y las distancias. Reconozco que el primer entreno serio que hice con ellas se me fue un poco de madre, ya que me metí por un bosque que tenía alguna trialera que bajaba en picado. Sin embargo y a pesar de que creía que ese no era su hábitat natural, me ofrecieron un grip sorprendente. Se agarraron muy bien al terreno inclinado y arenoso por donde pasé. Y es que la suela con esa forma tan peculiar, que a mí me recuerda a los microcircuitos de un chip electrónico y a la que denominan G3 SOLE,  se aferra muy bien potenciando a la vez la tracción de la misma cuando hay que subir.

Está claro que no son para meterlas por caminos escabrosos y polvorientos, y más si el color elegido es el blanco. Pero nada que una buena limpieza no arregle, recordar, sobretodo, que las zapas no se meten en la lavadora. Lo ideal es limpiarlas en un barreño con agua, jabón neutro y frotándolas con un cepillo suave. (Cómo lavar tus zapas)

Ya recuperado el lustre, decidí darles un uso más acorde con su diseño. Y ese no es otro que probarlas por carretera a un buen ritmo. El rendimiento fue sublime. En un día en que me encontré fino las puse al máximo, la carrera fue suave, con una transición muy fluida. Y eso en parte es gracias al SmoothRide que minimiza las aceleraciones y desaceleraciones bruscas del pie durante las tres fases de la pisada: impacto del talón, rotación y propulsión.  El ajuste al pie también fue óptimo  gracias al sistema Dynamotion Fit, que permite que la parte superior de la zapatilla interactúe con el movimiento del pie.

En definitiva, que pasaron el examen con nota, de hecho con tanta nota que decidí que fueran mis nuevas zapas de competición para carreras de asfalto. Antes de ponérmelas junto con un dorsal, aún les hice unos cuantos test más, las probé haciendo series en subidas donde también rindieron muy bien e incluso les hice alguna tiradilla más larga. Con ello pude comprobar que también son unas zapatillas muy transpirables gracias al material utilizado en las mallas del corte, el Airmesh. De la misma manera interactúa con el Intercool que ayuda a reducir la temperatura del pie expulsando el exceso de aire caliente, gracias a un sistema de agujeros de ventilación a lo largo de toda la mediasuela. De todas maneras estamos hablando de unas zapas ligeras, que quizá para según qué peso del corredor tampoco son las más indicadas para acumular muchos kilómetros.

Donde sí son 100% recomendables es en competición, en mi caso les di uso en una carrera de 8km en asfalto con subidas y bajadas. Respondieron perfectamente a mis exigencias, tienen agarre y respuesta cuando la cosa se pone peliaguda y hay que apretar. Creo que un corredor de peso liviano como el mío puede llegar a utilizarlas en carreras mucho más largas, incluso, puede que no sea raro verme correr un maratón próximamente con ellas. La distancia que se pueda hacer en competición o series con las Sayonara 2 vendrá determinada, como siempre, por el peso del corredor y en cierta manera por la técnica y el ritmo que pueda llegar a llevar. A mayor peso y menor ritmo, menos kilómetros.

En cuanto a la durabilidad de la zapatilla, ayudan mucho esas piezas de caucho que bordean la suela, las X10. Colocadas en la zona de más fricción ayuda a evitar el desgaste de los kilómetros. Además, al tener un upper muy ligero y prácticamente sin costuras  evitamos también las rozaduras indeseadas que a la larga nos pudieran llegar provocar.

En Resumen…

Nos encontramos ante unas zapas para entrenamiento rápido y competición. El peso y el ritmo de carrera del corredor determinarán el uso y la distancia, pudiendo llegarse a correr desde una carrera de 5km  hasta un maratón con ellas. Tienen un gran agarre y mucha respuesta. La transición de la pisada es muy suave y está pensada para corredores neutros o también con ligera pronación. Se ajustan muy bien al pie y son muy flexibles y transpirables. En definitiva, lo tienen todo. Si las pruebas y sabes cómo utilizarlas te acabarán conquistando, como a mí.