Nike Air Zoom Pegasus 34: La prueba

Zapatillas
Nike Air Zoom Pegasus 34: La prueba-123174
Zapatillas neutras de entrenamiento con un plus de reactividad

Nike Air Zoom Pegasus 34: La prueba

Ya van 34 versiones de las Nike Air Zoom Pegasus, las zapatillas de la marca americana que presentan una gran comodidad, reactividad y con un diseño renovado

Más sobre: 

Por el Jueves, 21-09-2017 en

El pasado mes de junio tuvo lugar en el Circuito del Jarama en Madrid la presentación por parte de Nike Running de su FAST PACK.  El lugar no fue elegido al azar, puesto que se respira velocidad, tratando de evocar todo lo vivido en #Breaking2, el intento de la marca de bajar de las 2 horas en maratón. Dentro de esta presentación del Fast Pack (4 modelos Nike Zoom Fly, Nike Zoom Vaporfly 4%, Nike Air Zoom Pegasus 34 y las Nike Zoom VaporFly Elite) se dedicó mucho tiempo al modelo buque insignia de la marca, las Nike Air Zoom Pegasus 34. Quizás sea la única zapatilla para correr que no necesite presentación. El 80 % de los corredores que conozco, en algún momento, han corrido con una de estas.

Aunque se vean englobadas en el lanzamiento del Fast Pack, no parece que esto les haya cambiado la vida a estas Pegasus 34. No suponen una gran evolución respecto al modelo 33. Ni falta que les hace, añado yo. Y aunque si bien es cierto, que tras 34 ediciones del modelo poco se parecen a las primeras Pegasus, sí que ha mantenido una esencia durante toda la saga, drop 10, buena amortiguación y una gran polivalencia.

Los principales cambios se encuentran en la parte superior, que ahora cuenta con una malla más traspirable, más abierta en su capa superior que ofrece más respiración al pie  y los cables del sistema Flywire pasan a estar ocultos en su totalidad. La versión 33 ya presentaba la cámara de aire Zoom Air en la parte delantera de la media suela , que se mantiene, sobre el que me reitero que ni falta que hace.

Primeros kilómetros

La primera vez que me calcé las Pegasus 34 fue me produjeron esa sensación tan agradable como de volver a casa después de un mes fuera. Sabes lo que tienes y qué puedes hacer con ello. Una sensación de confort que trasmite desde el primer momento que te las pones y es que una zapatilla que no es confortable no aguanta 34 ediciones en el mercado… Eso es así. Confort que se ha visto a raudales tras 174 kilómetros, con la  tirada más larga de 16 kms y con un terreno de 60% caminos de tierra y un 40% de asfalto, siendo en asfalto en gran parte series desde 300 metros hasta 2000. Con ritmos desde sub4’/km hasta 5´30/km.

Upper

Para esta ocasión utiliza un tejido denominado Flymesh sin costuras y de una sola pieza con una parte exterior con grandes aberturas para una mejor transpiración. Los cordones son planos con muy buen ajuste apenas hace falta apretarlos, no ceden.  Los 5 primeros ojales con el cable del Flywire deja los dos últimos para la tradicional lazada para que abracemos mejor más cerca del tobillo.  Como anécdota contar que me gusta llevar muy apretados los cordones de las zapatillas, quizá porque los modelos con los que corrí en mis inicios no ajustaban demasiado. Me apreté tanto las Pegasus que al kilometro me tuve que parar porque realmente sentía los cables del Flywire “ahorcándome” el pie. Una vez aflojados, abrazan tan bien que si no fuera porque me los piso no sería necesario atarme los cordones para correr. La lengüeta es tipo “botín” y ofrece muy buen confort y ajuste en combinación con el sistema de cables y cordones. Como contaba anteriormente, respecto a la versión 33, los cables están escondidos, un detalle elegante y práctico dado que puede evitar enganchones.

Suela

Utiliza la misma suela que sus predecesoras, con tacos pentagonales en gran parte de su superficie. En la parte delantera vemos una especie de surco de lado a lado que ayuda a la zapatilla a flexar por esa zona y en la parte exterior encontramos dos raíles con distinto dibujo -uno en horizontal y otro en vertical- que la marca denomina Crash Rail para guiar la pisada. En un traspiés enganché la zapatilla en una alcantarilla y la zapatilla izquierda presentó una separación de parte de la suela en el raíl exterior de su parte delantera como se puede ver en la foto. He corrido 50 kms desde ese momento y el problema no ha ido a más ni molesta para correr. Los tacos son más bien prominentes y agarran perfectamente tanto en asfalto como en caminos de tierra a pesar de no ser unas zapatillas de trail –el ganador de este año de la Madrid-Segovia las usaba-.

Amortiguación: Confort y reactividad

En la mediasuela tenemos la espuma Cushlon Premium y la unidad Zoom Air en el talón y la parte delantera del pie para una sensación de reactividad y elasticidad. Tiene el habitual drop de 10 milímetros -talón 29mm y 19mm en la parte delantera- y utiliza una plantilla propia de la marca de unos 5 milímetros.

Siendo una zapatilla de entrenamiento con una amortiguación propia de su categoría, destaca por su reactividad a la hora de ir en ritmos fuera de la zona de confort. A mi es una zapatilla que me hace pisar bastante de puntera. Quizás el surco lateral en la parte delantera de la suela que ayuda a su flexión tenga algo que ver. La reactividad es uno de los puntos fuertes donde quiere posicionar Nike este modelo, y en mi opinión sin dudas lo consigue. Respecto a la amortiguación tienen una amortiguación muy apreciable pero huyendo de esas amortiguaciones “blanditas” de antiguos modelos de las Pegasus.  Esto quiere decir que si bien son unas zapatillas súper polivalentes en cuanto al rango de usuarios y ritmos, no las recomendaría para corredores con más de 80 kilos.

Durabilidad

Tras los kilómetros realizados la suela presenta un aspecto bastante bueno dejando de lado lo sucedido en la zapatilla izquierda. La parte delantera es con mucho la parte más desgastada, sin que esto sea una crítica puesto que hay tacos de la suela izquierda que incluso conservan ese punto central que venía de origen y que en teoría debiera desaparecer con los primeros kilómetros. Mantiene intacta la parte exterior trasera de la suela donde suelo desgastar habitualmente mis zapatillas. El protector de goma de la puntera se mantiene perfectamente sellado al upper y este no presenta enganchones pese alguna aventurilla off-road a través de la vegetación seca de verano. La plantilla sigue conservando la forma sin deformaciones en exceso.

Conclusiones

En resumen, el modelo superventas de Nike envejece estupendamente.  Aúna toda la tradición con una versatilidad enorme. Son unas zapatillas que puede utilizar alguien como yo o que las puedes ver en los pies de Mo Farah habitualmente que dispone de toda la tecnología del proyecto #Breaking2 a su disposición y sin embargo son muchos los kilómetros que le mete a sus Pegasus. Unas zapatillas que gracias a su atractivo diseño también puedes usar durante el día a día.

Aspectos a favor

-Reactividad y confort

-Versatilidad y polivalencia tanto de usuarios como de uso

-Diseño

- Precio (120 euros)

Aspectos a mejorar

-Reflectantes

-Son tan transpirables que pasa bastante polvo al calcetín

 

Si quieres más información de las Nike Air Zoom Pegasus 34, CLICA AQUÍ

 

Relacionados: