Nike Zoom Fly: La prueba

Zapatillas
Nike Zoom Fly: La prueba-125367
Nos calzamos el segundo modelo de las Zoom Series

Nike Zoom Fly: La prueba

Unas zapatillas con altas prestaciones tecnológicas, para un uso mixto y polivalente de cara a entrenamientos y competición con ritmos rápidos

Más sobre: 

Por el Miércoles, 08-11-2017 en

En una época en la que muchos deportistas y marcas deportivas lanzan retos casi imposibles para desafiar los límites del cuerpo humano, las grandes firmas desafían lo imposible con campañas de marketing, publicidad e innovaciones tecnológicas para ser las pioneras en algo.

La empresa norteamericana Nike está apostando por romper la barrera de las 2h en la distancia maratón -con el proyecto Breaking 2-. Para ello han lanzado la colección Zoom Series, zapatillas con las últimas innovaciones tecnológicas para redefinir el concepto de velocidad, compuesta por Nike Zoom Fly, Nike Zoom Vaporfly 4%, Nike Air Zoom Pegasus 34 y las Nike Zoom VaporFly Elite -que no saldrán al mercado-.

Con una esencia muy similar a las Nike Zoom Vaporfly 4% que Eliud Kipchoge utilizó sobre el trazado del Autódromo Nazionale di Monza y un PVPR de 150€, la Nike Zoom Fly, se trata de un modelo mixto y polivalente, aunque muy apta para ritmos rápidos sin ser voladora. Zapatillas que priorizan el ritmo, la distancia y la técnica del atleta, dejando en un segundo plano el peso del corredor, el cual no debería superar los 80kg.

Considerada un modelo tanto para entrenamientos exigentes como para competición de corta y larga distancia, cuenta con buena protección, ligereza y adaptabilidad que nos ofrece alta reactividad para una zancada firme y segura.

Entre sus principales características destaca una sensación de mayor impulso, gracias a la incorporación de una placa completa de nylon con carbono inyectado en su mediasuela, mayor reactividad propia de la amortiguación Lunarlon, ligera sujeción con su Flymesh de una sola pieza y un ajuste preciso y seguro gracias a los cables Flywire.

Con un peso de 270 gramos en talla 11 US en modelo masculino y una gruesa mediosuela con 10mm de drop -33mm en el talón y 23mm en la puntera-, le otorgan una apariencia de zapatilla voluminosa combinada con firmeza amortiguadora.

En nuestro caso la tonalidad azul turquesa nos transporta al hiperespacio a la velocidad de la luz, reinventando el concepto de velocidad. Poco después fue lanzada en otros colores como el negro, gris, rojo, naranja  o azul…mucho más comerciales.

A grandes rasgos, una gruesa y blanda mediosuela, un exclusivo talón en forma de pico realzado en su parte posterior, un upper muy ligero y transpirable, y el serigrafiado posterior en los talones de las palabras “Racing” (en el zapato izquierdo) y los dígitos de un temporizador de carreras (en el zapato derecho) para evidenciar aún más que han sido creadas para ganarle la carrera al tiempo.

Una vez calzadas notamos la abultada mediosuela y un generoso espacio interior con una forma menos puntiaguda de lo que nos tiene acostumbrados Nike. El nivel de confort interior es muy alto, gracias a unos interiores agradables y sin costuras, a un sistema de sujeción envidiable y a un diseño de lengüeta ergonómica y asimétrica, que permitirían su uso incluso sin calcetín. Su drop de 10mm nos aporta una sensación de ir inclinados hacia delante para favorecer una transición más rápida.

El éxito de las Nike Zoom Fly reside en una combinación entre una plataforma de espuma muy ligera –Lunarlon- y la placa completa de nylon con carbono inyectado. No se trata de un concepto innovador pero es una garantía para mejorar la transición, aportar estabilidad y protección gracias a la rigidez de la misma. La geometría de la zapatilla imposibilita la flexión de la zona delantera más gruesa, alta y rígida de lo normal, que se traducirá en un mayor despegue y reactividad.

Podemos decir que te invita a correr de una manera diferente, más inclinado hacia delante, posibilitando un apoyo de talón en bajadas y en presencia de agotamiento.

Como la placa es muy resistente a la flexión, intentar flexionarla causará fatiga y entumecimiento al tratar de doblar una entresuela inflexible. Es por ese motivo que no serán aconsejables para ritmos superiores a 4’-4’20”/km ya que el pié tratará de doblar el antepié incrustado en la placa, mientras que si vas más rápido el pie rueda sobre el antepié.

La generosa espuma Lunarlon de la mediosuela nos proporciona a la vez que suavidad, lo que se traduce en unas prestaciones premium en absorción de impactos, estabilidad y  capacidad de respuesta.

El upper

El upper es la parte que menos ha evolucionado. Elaborado con Flymesh de una sola pieza con zonas de mayor exigencia reforzadas, permite mantener el pie fresco durante la carrera. El tamaño de los poros varía en función de las necesidades de evacuación del calor, siendo mayores en la zona de la caja del pie y en los laterales del mediopié.

El ajuste y soporte lateral lo proporcionan los cables Flywire que conectan con unos finos y planos cordones en la zona de los cinco primeros ojales (dejando el último libre) para envolver al pie en función de las necesidades del corredor y aportar seguridad en carrera.

Como dato curioso observamos cierta asimetria en diversos elementos de esta zapatilla, y las ranuras por donde nace el Flywire es una de ellas, siendo en su cara interna simétricas y de tamaño medio, mientras en la cara externa van aumentando de longitud cuanto más cerca se encuentran del collar y la lengüeta. Por cierto, una lengüeta fina pero protectora, muy porosa y transpirable, con una muesca en el borde interno para envolver el pie consigue una sensación de guante y minimizando al máximo cualquier movimiento.

La suela

La suela de las Zoom Fly está fabricada con un compuesto blando, penalizando su durabilidad, pero ganando en ligereza, con un diseño de pentágonos de diferentes geometrías en tres partes bien diferenciadas.

La parte delantera con mayor zona de cobertura, utiliza una gran pieza de goma para asegurar un buen agarre.

La zona media está vacía de goma que ofrece amortiguación y sensaciones agradables al aterrizaje.

Y en la zona trasera, en forma de herradura, encontramos 5 piezas alrededor de la periferia del talón, con insercciones de carbono para mayor durabilidad.

No cabe duda que si su funcionamiento es óptimo, los cánones de belleza del calzado se van a ver modificados hacia una tendencia más voluminosa, como sucedió con algunos elementos que generaron dudas estéticas en su momento y hoy en día nos resultan supernaturales.

Durante nuestra prueba hemos sufrido deterioro en los bordes posteriores externos del talón, donde la espuma se ha visto erosionada, seguramente al realizar algún tramo fuera de asfalto.

Conclusiones

Las Zoom Fly se tratan de un excelente calzado si se desea una amortiguación sin compromisos para carreras rápidas sobre asfalto.

Se trata de una zapatilla inspirada en un calzado exclusivo para atletas con un elevado precio y una estética arriesgada que pueden jugar en su contra, destacando en cuanto a diseño, amortiguación, reactividad, agarre, ligereza, ajuste y transpirabilidad para convertirlas en superventas en lo que llevamos del 2017 desde su lanzamiento.

Como puntos débiles la poca estabilidad que ofrece y el desgaste prematuro de una suela pensada únicamente para asfalto. Las Zoom Fly no son para todos los públicos…y estos deben ser conocedores antes de hacer ese gran desembolso económico.

Si quieres comprar las Nike Zoom Fly en la web oficial de Nike, CLICA AQUÍ

 

Relacionados: