Prueba: Nike LunarGlide+ 5 Shield

Zapatillas
Prueba: Nike LunarGlide+ 5 Shield-21032
Reflectantes, impermeables y con control térmico

Prueba: Nike LunarGlide+ 5 Shield

Zapatillas amortiguadas y muy cómodas, ideales para ritmos medios, que mejoran sus prestaciones con el pack Shield.

Más sobre: 

Por el Lunes, 25-11-2013 en

Como casi siempre ocurre con la marca americana, el diseño de sus zapatillas no te deja indiferente. Y éstas, las LunarGlide+ 5 Shield, menos todavía. Tienen un aspecto totalmente felino y no sabría describir de qué color son, ya que una de sus peculiaridades es que son muy camaleónicas. Según cómo les dé la luz cambian de tonalidad. Además, Nike ofrece la opción de personalizarlas.

Ya de por sí la quinta entrega de este modelo es espectacular, pero si encima le añadimos el plus de pertenecer al pack Shield, todavía más. Esto implica que además de todas las bondades que puedan tener, también son reflectantes en la oscuridad, impermeables y nos protegen de las bajas temperaturas. Comprobado.

 

Aprovechando las lluvias y la bajada de la temperatura que nos acecha en estos días, me han venido que ni pintadas para darles un poco de caña. La verdad que al calzártelas te dan ganas de vestirte de camuflaje y emulando sus colores y sus manchas, cuál pantera nebulosa, lanzarte a recorrer caminos fusionado entre la naturaleza.

Son unas zapatillas tremendamente cómodas desde el primer momento que nos las ponemos. La tecnología Flyware se encarga, mediante una serie de hilos colocados bajo los ojales de abrochado, de hacer la labor de máximo ajuste. Además, la malla interna unida a la suavidad y el acolchado de la lengüeta nos da una agradable sensación de confort. La plantilla Fitsole, que se adapta a la forma del pie, hace que desde buen principio las sintamos como nuestras. Empezamos bien. Ahora, ¡a correr!

Como siempre recomendamos, hay que empezar con un rodaje suave, de adaptación, para irnos conociendo. Así pues, iniciamos la marcha a un trote cochinero. "¡Caramba! menuda amortiguación", es lo primero que se te viene a la cabeza. Todo esto es gracias al particular sistema Dynamic Support, compuesto por el Lunarlon y una disposición de materiales esponjosos que hacen de estas zapas unas de las mejor amortiguadas del mercado, sin duda. Lamentablemente esto puede tener un precio, ya que esta excelencia en la amortiguación penaliza probablemente la durabilidad.  Quizá también un poco condicionado por nuestro peso. Un corredor ligero posiblemente podrá realizar más kilómetros con ellas que uno que sobrepase los 80 kilos.

Una vez las hemos probado durante un par de sesiones a ritmos suaves, toca aumentar un poco los ritmos y las distancias.  Cuando la velocidad aumenta progresivamente se nota una rápida adaptación a nuestras exigencias. Tienen bastante estabilidad y la transición apoyo-despegue es muy buena. Podemos hacer muchos kilómetros con ellas tranquilamente. La amortiguación, al ser blanda, absorbe perfectamente el impacto. Para ritmos medios, si taloneamos bastante, son ideales. Quiere esto decir que son muy buenas asfalteras, nos protegen perfectamente de la dureza de la superficie. Además tienen unas piezas de caucho, situadas estudiadamente en la suela y media suela,  de alta resistencia a la abrasión propia de la fricción con el asfalto de la carretera.

También me he metido con ellas por caminos de tierra con una superficie más o menos estable y ciertamente puedo decir que tienen muy buen grip, no hay duda de que  se agarran bien al piso. No es que se pueda considerar que son unas todoterreno, pero responden bien a cualquier tipo de suelos compactos. La pieza en forma de clip que llevan en el talón ayuda a la sujeción del pie cuando nos metemos en zonas más inestables. Además, la condición de Shield nos ayuda a correr si es necesario bajo la lluvia y a pisar algún charco que se nos cruce por el camino sin que por ello se nos empape el calcetín. También nos hace muy visibles a los posibles coches con los que nos podamos cruzar en la noche, ya que debido a su material reflectante se nos ve a la legua.

Para acabar de testarlas les metí varios entrenamientos con una marcha más a ver cómo respondían, apreté lo que se dice un poco más las tuercas con el ritmo. Y bien, teniendo en cuenta que no es una zapatilla excesivamente pesada (unos 280 gramos) y que tiene un drop bajo (10mm), no lo hacen nada mal. Sin embargo reconozco que, obviamente, no tienen las mismas prestaciones que unas voladoras y más si eres un corredor liviano. Yo las dejaría más para hacer tiradas largas a ritmos medios y si hay que acabar rápido seguro que responderán hasta donde lleguemos. Aunque cierto es que para competir, si eres un atleta de más de 80 kilos, en una distancia más o menas larga (incluso media o maratón) no te van a fallar.

A estos niveles de calidad que ofrecen las marcas punteras no existen mejores o peores modelos de zapas, sino que existen modelos adecuados o inadecuados a nuestras características y al uso que les queramos dar. En definitiva, las LunarGlide+ 5  están pensadas para atletas de pisada neutra con ligera pronación (a la larga todos acabamos pronando con el paso de los kilómetros y el cansancio acumulado). Y según el peso y la pisada que tengamos, pues le podremos sacar más o menos rendimiento en función de para qué las utilicemos. También hay que tener en cuenta si taloneamos más o menos o de si entramos de puntera. Este conjunto de cosas nos ayudará a saber cómo exprimir al máximo este magnífico ejemplar de la naturaleza runnera.  

Precio: 140 euros

Relacionados: