Saucony Liberty ISO: la prueba

Zapatillas
Saucony Liberty ISO: la prueba-138069
Probamos a fondo la principal novedad de la marca americana para este 2018

Saucony Liberty ISO: la prueba

El control de estabilidad, un bajo drop, el sistema ISO y la tecnología EVERUN en la mediasuela, las principales características de las Liberty ISO

Más sobre: 

Por el Jueves, 05-04-2018 en

En 2017 le tocó el turno a las Saucony Freedom ISO y en este 2018 la principal novedad de la marca americana son las Saucony Liberty ISO, un modelo similar y que cuenta como principal diferencia con un control de estabilidad que aporta más soporte en la pisada para aquellos corredores con pronaciones leves o con una técnica de carrera no depurada, tanto cuando empiezan a correr como cuando nuestras zancadas no son tan ortodoxas por el cansancio y acumulación de kilómetros.

Un drop de 4 milímetros, un peso realmente muy reducido y una respuesta realmente efectiva se combina con una amortiguación a la que no estamos muy acostumbrados en este tipo de modelo; un conjunto que la hacen un modelo muy completo y que quizás solo su elevado precio la penaliza para quienes buscan una zapatilla rápida con la que acumular sensaciones positivas corriendo rápido pero también largo. En cuanto al control de estabilidad, es eso, de estabilidad. Ayuda, pero no corrige.

En la parte superior de la zapatilla encontramos un sistema ISO de enormes dimensiones con cinco ojales para pasar los cordones además de uno central en la parte inferior. Permite un excelente ajuste al pie evitando puntos de presión y además se completa con una lengüeta cosida a la base de la zapatilla que ofrece el gustoso efecto calcetín. Una lengüeta de iguales características que en la Liberty ISO, cortita en dimensiones y con una parte superior de material sintético moldeada y rellena de espuma.

El material del upper es muy delgado y ligero. Nada de protecciones ni ajustes superfluos que puedan aumentar el peso. Incluso el plástico del talón encargado de mejorar el ajuste de esta parte del pie, el Support frame, es liviano, aunque sí consigue hacer su trabajo estabilizador. La parte superior de Liberty tiene un ajuste ceñido, pero no estrecho, y el collar cuenta con el acolchado justo y necesario para reducir el peso del conjunto y ser cómodo a la vez.

En la parte delantera, un plástico protector está completamente integrado y únicamente encontramos algunos elementos termosellados. Llama poderosamente la atención los dos materiales que encontramos en cuanto a la malla. En la parte delantera un mesh más tradicional y abierto para mejorar la transpirabilidad. Y un punto mucho más cerrado en la parte trasera que ayuda a mejorar el ajuste, ofreciéndonos un encaje cómodo y confortable. Cuenta con un par de detalles reflectantes en la parte superior, uno de ellos situado detrás del talón de Aquiles y el otro en la lengüeta.

En el interior de la Liberty ISO, por otra parte, encontramos una plantilla más delgada que la tradicional plantilla utilizada en otros modelos de Saucony, cosa que favorece que la plantilla superior Everun se acomode mejor.

En cuanto a la mediosuela, al igual que su compañera Freedom ISO, está construida totalmente con Everun, un material con el que la marca americana está diseñando practicamente toda su gama running, normalmente combinado con otros materiales y que es el mismo que el que utiliza adidas con su Boost pero con un tacto algo más firme. Corriendo ofrece una enorme amortiguación y un alto retorno de energía en la transición de la pisada. Lo que más me gusta de esta unidad es la gran reactividad que nos ofrece cuando corremos rápido con ellas. Y sí, son más estables que las Freedom, pero cierto es que la placa de plástico en la cara interna de la zapatilla y la diferente suela que encontramos en ese lugar aporta estabilidad, pero no nos engañemos, es la que menos control ofrece de toda la gama de estabilidad de Saucony, lejos de Guide y lejísimos de Hurricane.

Son unas zapatillas hechas para correr rápido. La mejor respuesta la encontramos cuando aceleramos nuestras zancadas. Y colabora también a ello su drop de 4 milímetros. Apreciarán especialmente las Liberty aquellos corredores que corran de medio pie o aquellos que quieran mejorar su técnica de carrera, ya que invitan a entrar con el metatarso. En mi caso, corriendo a ritmos más lentos de 4’30 no me he acabado de encontrar a gusto con ellas. Ha sido en ritmos más rápidos cuando las Liberty empiezan a ofrecer todo su rendimiento.

En cuanto a la suela, repite la llamativa suela que vimos en las Freedom, con el llamado caucho de cristal y el sistema Triflex, unas cabezas de flecha que hacen estas zapatillas muy flexibles. En esta ocasión, con la comentada mayor dureza de la goma de la parte interior del pie para colaborar en el control de estabilidad. En cuanto al agarre, ningún reproche. Se comporta de maravilla también en mojado aunque su aspecto parezca indicar lo contrario.

Saucony da un nuevo paso adelante. Tras el lanzamiento de las Freedom el año pasado, con las Liberty abarca un público más amplio que busque un modelo extremadamente polivalente. Una zapatilla para corredores de cualquier peso y todo tipo de distancia pero que corran con cierta técnica de carrera y vayan a ritmos más rápidos de 4’30 el kilómetro. Perfectas para que los corredores rápidos puedan hacer tiradas largas y hasta competiciones con ellas.

 

Relacionados: