Saucony Ride Iso 2: la prueba

Zapatillas
Saucony Ride Iso 2: la prueba-148441
Zapatillas para entrenamientos diarios con buen equilibrio entre amortiguación y reactividad

Saucony Ride Iso 2: la prueba

Perfecta para distancias medias y tiradas largas, donde buscamos una zapatilla cómoda y amortiguada con la que nos sintamos seguros y protegidos.

Más sobre: 

Una de las principales novedades para la campaña de otoño de Saucony es la renovación de sus Ride ISO, unas zapatillas de entrenamiento de gama alta para corredores con pisada neutra. Muy cómodas y polivalentes, ya se encuentran a la venta con un precio de tarifa de 140 euros, tienen un dropp de 8 milímetros y vienen con diferentes colores para hombre y mujer.

La segunda versión de las ISO Ride ofrece equilibrio. Es decir, son unas zapatillas amortiguadas, para correr muchos kilómetros protegidos pero con la suficiente ligereza y reactividad como para no necesitar unas zapatillas más ligeras a no ser que hagamos entrenamientos específicos de velocidad.

Como su apellido indica, este modelo sigue confiando en el sistema ISO FIT en el upper. Se trata de la combinación de un interior sin costuras con unos tensores externos que trabajan de forma independiente y cuya mayor ventaja es que adaptan el grado de sujeción al pie según el movimiento de éste, o sea, un ajuste dinámico.  Los tensores, eso sí, cada vez son más cortos y pierden protagonismo. Se complementa con una lengüeta que ayuda a acomodar el empeine y con una cordonera que se ha estrechado para ajustarse mejor aún al pie, sin ser molesta, eso sí, ya que se trata de una zapatilla con una parte delantera relativamente ancha.

El tejido de la malla contiene menos agujeros de ventilación, lo que reduce la cantidad de residuos que puedan entrar dentro de la zapatilla y resultar incómodos. Se mantienen por eso las dos capas y su destacada transpirabilidad. En la parte frontal, destaca el sistema Jacquard Knit Toebox que no solo proporciona transpirabilidad sino que también flexibilidad. También debuta el RAND, una pieza protectora justo en la punta del pie que, con un termosellado, mejora la durabilidad de esta parte. En la parte del talón, encontramos una estructura adicional que no se ve desde el exterior y que aumenta el ajuste sin incrementar el volumen de la zapatilla.

En la parte interior, encontramos un tejido de una sola malla sin costuras proporcionando así una sensación de que estás metiendo el pie dentro de un calcetín y ofreciendo la libertad necesaria para no perder el ajuste. Dentro, también encontramos la plantilla FormFit que se adapta a todo tipo de pies compuesta de 3 capas de espuma y que permite amortiguar la pisada del corredor.

Media suela

Si algo funciona para que cambiarlo. Saucony mantiene la tecnología Everrun y Pwrfoam del modelo anterior, que podemos encontrar en la mayoría de su gama de zapatillas running y que tan buenos resultados han dado. El sistema EverRun es un compuesto blando y elástico que ofrece gran comodidad a la hora de correr y que encontramos en la parte más próxima al pie. Un sistema que proporciona 83% retorno y que junto al Pwrfoam permite absorber el impacto distribuyéndolo a lo largo de todo el pie. De esta manera, cada impacto resulta más suave y transitorio.

Nuestras pruebas han sido principalmente en rodajes de 7 a 14 kilómetros a ritmos cercanos de los 5 minutos el kilómetro o más lentos incluyendo cambios de ritmo hasta llegar a 4 minutos el kilómetros. Es el rango donde se encuentran más cómodas. Incluso podríamos aumentar distancias sin ningún tipo de problema. Son unas zapatillas que aguantan maratones sin perder sus propiedades.

Como comentábamos, tienen un dropp de 8 milímetros, eso no cambia. Sí se ha modificado, aunque es imperceptible la altura de la mediosuela, ahora de 20mm delante y 28 detrás, No tendrán problemas aquellos corredores que suelan correr con dropp 10 o 12, ya que se adaptarán con toda normalidad sin ningún tipo de necesidad de adaptación.

En cuanto a la suela de esta zapatilla, podríamos destacar dos cambios. El primero el dibujo de la suela y lo segundo, el Crystal Rubber en la parte de delante. Una suela “tri flex” que permite distribuir la fuerza recibida en cada pisada a lo largo de una superficie mayor proporcionando gran flexibilidad y tracción. Teníamos nuestros temores a que en mojado perdieran eficiencia, pero nada más alejado de la realidad, ya que la tracción la asegura la goma de carbono que ayuda tanto en seco como en mojado a no perder eficiencia de carrera y que está ubicada tanto por delante como por detrás del Crystal Rubber.

En la suela encontramos tres zonas, la delantera permite una propulsión perfecta, la media aporta más flexibilidad gracias a sus triángulos de color diferente a las otras dos partes y finalmente el diseño trasero que destaca por estar construido por un material muy durable, el XT-900.

Las sensaciones al correr son muy buenas desde el principio. Si no habías probado el modelo anterior, notarás una gran comodidad nada más calzarte las zapatillas y si tuviste la suerte de probar el primer modelo de las Iso Ride, notarás que tu pie queda más sujeto y que por lo tanto, tu zancada será algo más estable cada vez que salgas a correr. En cuanto a su peso mantiene su gramaje de 278gr en el modelo masculino y de 249gr en el modelo femenino, perfecta para entrenamientos diarios y que podríamos destacar para las tiradas largas, donde buscamos una zapatilla cómoda y amortiguada con la que nos sintamos seguros y protegidos.

 

Relacionados: