Saucony Ride ISO White Noise: la prueba

Zapatillas
Saucony Ride ISO White Noise: la prueba-138826
Probamos la multisuos de la marca americana con su nueva tecnología ISOFIT

Saucony Ride ISO White Noise: la prueba

Mejora el ajuste de un modelo muy polivalente que pueden utilizar un amplio abanico de corredores.

Más sobre: 

Por el Jueves, 05-07-2018 en

La multiusos de Saucony, la zapatilla que podrías recomendar a la mayoría de corredores populares sin temor a equivocarte se ha renovado. Y lo ha hecho hasta el punto que incluso ha cambiado su nomenclatura. Las nuevas Saucony Ride ISO adaptan este apellido ISO sustituyendo al número de versión -la anterior eran las Saucony Ride 10-, con lo que estamos delante de la decimoprimera versión.

Antes, lo de cambiar al apellido ISO lo hicieron las Triumph, Hurricane, o Xodus y nacieron ya con este nombre y tecnología las Liberty o las Freedom. Esta nomenclatura se debe a la adopción del característico sistema de ajuste de la marca americana, el ISOFIT, unas tiras externas independientes que crecen hasta la parte superior del upper, donde albergan los agujeros para sus planos cordones. El ISOFIT ha evolucionado en el tiempo y ahora, en estas Ride, lo encontramos en forma de tres tiras que nacen en la parte intermedia del upper. Dos agujeros más en la parte inferior de la zapatilla, esta vez en una estructura más tradicional y un pasador en el centro aseguran que puedas atarte los cordones a tu gusto y así disponer de un ajuste extraordinario. Extraordinario también gracias a la malla de la lengüeta, que va fijada interiormente a la mediosuela y ofrece una enorme sensación de pie agarrado. Para ser perfecto, le falta que Saucony construya una malla interior sin costuras, aunque cierto es que en ningún momento de esta prueba nos han molestado.

La principal ventaja del ISOFIT la encontramos corriendo. Se trata de un sistema que gana muchos enteros zancada tras zancada debido a que proporciona un gran ajuste dinámico, es decir, las tiras laterales flexan lo suficientes para mantener el agarre del upper al pie, pero flexando y notándose igual de cómodo, sin puntas de presión ni tela o refuerzos que molesten en los pies.

El upper lo completa una malla que ha cambiado su dibujo y aperturas, aunque la hemos encontrado igual de transpirable que la anterior, así como las disposiciones de los elementos termosellados, entre los que destaca la protección delantera ahora con un termosellado más liviano que el anterior. En nuestra unidad de pruebas llama poderosamente la atención la combinación de colores. Fondo blanco y jaspeado de motitas negras son las características del modelo White Noise, con edición de hombre y de mujer.

Bajo el upper, no encontramos tantas novedades, aunque sí ligeros ajustes. Las Ride ISO siguen contando con una plantilla de 3mm de grosor de EVERUN en el topsole, es decir debajo de la plantilla estándar. Junto con la tecnología Powerfoam que se incorporó en la versión 10 ayuda a aumentar el retorno de energía, colabora en repartir la presión del impacto y esto lo consigue hacer en todo momento, sin penalizar el paso de los kilómetros de nuestras salidas. Con ellas hemos ellos rodajes largos a ritmos alrededor de los 5 minutos el kilómetro y responden a las mil maravillas. Incluso se muestran estables cuando nuestra zancada no es tan eficiente. Las Ride ISO son un modelo en el que se pueden correr medias o maratones en ritmos a partir de 4 minutos el kilómetro o más lentos con todas las garantías.

Se trata de un modelo con el que te sientes ya cómodo desde el primer momento. Una buena relación amortiguación/eficiencia, estables, con un tacto muy cómodo a la hora de pisar y una notable flexibilidad que ha aumentado, como comentábamos con el ISO.

Una de las principales características de las Ride ISO son su dropp de 8 milímetros. Con una estructura de 19mm en la parte delantera y 27 en la trasera, hemos tenido que comprobar varias veces que son las mismas medidas que la versión anterior. El ojo humano nos engaña esta vez, ya que parece que la altura de la mediosuela sea mucho mayor. El dropp, algo menos que los tradicionales 10 o 12 mm de las zapatillas de la competencia, ayudar a correr algo más adelantado, tanto de postura corporal como de pisada, lo que favorece nuestra técnica de carrera. Además, nos parece el paso perfecto para aquellos que quieran acometer dropps más minimalistas como de 6 o 4mm.

En la suela mantiene la misma filosofía que la versión anterior. Nos sigue pareciendo muy acertado el diseño TRI FLEX de las piezas en forma de flecha divididas por surcos que favorecen la felxibilidad en la parte delantera del pie. Saucony sigue contando con su material de caucho ligero IBR+ para asegurar el agarre al pie, aunque esta vez cuenta con menos piezas. Han suprimido las menos importantes, las que iban en la parte posterior e interior del pie al considerarlas innecesarias. Recordemos que se trata de un modelo neutro.

Saucony tiene con las Ride ISO un modelo que asegura un rendimiento notable en todos los aspectos, con un abanico de usuario realmente amplio. Podrán utilizarlas los corredores más ligeros y rápidos como zapatillas de rodajes y titadas largas por su enorme compromiso peso/amortiguación/reactividad, además de para medias y maratones a ritmos más lentos de 4 minutos el kilómetro. Y la apreciarán los corredores de peso medio y alto para hacer rodajes y entrenamientos entre 10 y 25 kilómetros a ritmos entre 4’30 y 6’ el kilómetro.

 

 

 

Relacionados: