Saucony Triumph ISO: la prueba

Zapatillas
Saucony Triumph ISO: la prueba-56074
Zapatilla ligera y confortable con máxima amortiguación

Saucony Triumph ISO: la prueba

Por el Jueves, 15-01-2015 en


En running.es nos gusta probar bien las zapas. Disfrutamos con ello y es por eso que cuando lo hacemos solemos compartir las opiniones. En esta ocasión las hemos probado a tres bandas, tres perfiles diferentes para conocer de primera mano qué pueden aportar en cada caso. El primero de ellos, por aquello de "las damas primero", Rosa Asensio, una maratoniana empedernida que le gusta correr, correr y correr. Series, rodajes cortos, largos… esta chica no descansa. También Isidro López, corredor de 82 kilos, enamorado de las Triumph 11, que las ha probado principalmente en rodajes medias y largos a ritmos entre 4’45 y 5’30 el km y Ricard Fernández, nuestro jefe de pruebas y el más rápido de todos. Que las ha exprimido preparando Maratón de Tarragona a ritmos entre los 3 y los 4 minutos el kilómetro.

 En cuanto nos llegaron las Saucony Triumph Iso y tuvimos la oportunidad de salir a correr con ellas, cada uno por su cuenta, lo primero que hicimos fue un intercambio de WhatsApps:

- Muy bien las Triumph, ¿eh?

- Sí, van súper bien. Son muy cómodas, la verdad.

-De lo mejor en amortiguación. Comparadas con otras del sector son más racing, no tan tochas. El peso, el drop… son más reactivas.

Esta fue la opinión exprés que surgió de nuestra primera toma de contacto con la nueva versión de las Triumph, la duodécima. Aunque en esta ocasión lo que las bautiza es el ISOFIT. ¿Y qué es el ISOFIT?. Bien, pues es el nombre que recibe la tecnología que recubre el upper para hacer su atado mucho más confortable y dinámico. Y lo cierto es que sí que lo consigue, sí. En cuanto te las calzas notas esa comodidad y ajuste en todo el entorno del pie. Se trata de una malla acolchada y transpirable que incluye una ancha y mullida lengüeta unida a los laterales de la zapa.

Así introducimos el pie en una especie de medio peúco, que podemos apretar con las tiras en forma de triangulo laterales. Éstas a su vez hacen la función de ojales para pasar los cordones. Lo que nos sirve para ajustarnos el atado a nuestras necesidades. Con este sistema, al correr, el pie se va moviendo y la zapa responde adaptándose a ese movimiento. Además, la lengüeta queda plenamente sujeta haciendo imposible que esta se mueva a lo largo de los kilómetros. El pie queda mucho más sujeto que en la versión 11, algo que valorarán muchísimo los corredores que tengan un pie no muy ancho.

Una peculiaridad sorprendente, y que también mejoran a la versión anterior, es que enseguida nos adaptamos a ellas. No nos ha hecho falta tiempo de domesticarlas. Desde el primer momento les puedes exprimir todas sus prestaciones. Quizá la razón es que tienen muy potenciado y estudiado el tema de la amortiguación. Uno de sus puntos más fuertes. Así como hay otros modelos en los que necesitamos un tiempo de adaptación, caminando o haciendo rodajes suaves, en éstas enseguida que te las pones en los pies ves que puedes empezar a exigirles hacer kilómetros con plenas garantías. De hecho, este es el modelo de la marca americana que mejor amortiguación ofrece. Esto viene motivado por varias razones: en primer lugar, el Powergrid tradicional ahora pasa a ser Powergrid +. Con esta mejora en su tecnología Saucony consigue una mayor amortiguación pero manteniendo el peso. Es decir, consigue aumentar el volumen de esta pieza en un 20% pero sin penalizar con más lastre. Y es que estamos hablando de unas zapatillas muy ligeras si los comparamos con los modelos similares de la competencia (poco más de 300 gramos en un 45EUR de pie), lo que da muestra de lo logrado de este modelo, que las convierte en unas zapas amortiguadas al máximo y relativamente ligeras. Todo un lujo para los devoradores de kilómetros.

Hay otros aspectos que también potencian su comodidad y su reactividad. Poseen un drop de tan solo 8 milímetros, aunque está lejos de ser una zapatilla que busca llevarnos a una transición al minimalismo. Más al contrario, lo que busca es una mayor comodidad y adaptabilidad a nuestra pisada, facilitando que podamos correr tanto de medio pie como que entremos más de talón. Y es por ello que cuenta con el tradicional SRC (compuesto de súper rebote) una pieza situada en el lateral del talón y que interviene en el primer impacto de nuestra pisada, apaciguando el golpe. Además, para fortalecer aún más esa idea, entre el Powergrid+ y el SRC encontramos un compuesto de plástico y caucho denominado Impact Interface cuya misión es amortiguar y aislar ese golpe de talón. Cuenta también  con el Support Frame, que es esa pieza de plástico fluorescente situado en la parte trasera de la zapatilla y que actúa como marco de apoyo, se trata de una tecnología de bloqueo de talón que nos provee de un ajuste más estable y seguro.

Viendo tantas virtudes, a uno no le queda otra que salir a hacer lo que más le gusta e intentar poner a prueba todas estas tecnologías. Obviamente lo primero que te piden estas zapas es un buen rodaje por asfalto. Y como no podía ser de otra forma responden de maravilla. La zona media es especialmente ancha, por lo que tiene mucha estabilidad. El agarre es muy bueno, al menos en asfalto, y cuenta con los tacos de caucho con  IBR+ en el metatarso, en la zona de mayor abrasión, para evitar un pronto desgaste. Así cómo las piezas XT-900 que hacen lo propio en la parte del talón. Pero lo que ciertamente nos llamó la atención es la transición, muy cómoda y suave, facilitando llevar un ritmo medio con solvencia. En tierra también responden bien, aunque cuanto más estable y menos resbaladizo sea el terreno más rendimiento les sacaremos.

Lo cierto es que las encontramos tan cómodas y con una tan agradable sensación de ligereza que también las hemos sometido a series rápidas. Hacer miles a 3 pelados las ponen un poco al límite, aunque, claro está, no fueron concebidas para eso. Para eso, mucho mejor las Kinvara, por ejemplo. Así que en líneas generales queda muy claro cuál va a ser el terreno por el que mejor se van a mover. Son lo que podríamos decir unas auténticas rodadoras.

En conclusión, las Saucony Triumph ISO son ideales para recorrer largas distancias en nuestros entrenamientos, a un ritmo medio. Preferiblemente por un terreno estable y compacto. Su excelente amortiguación cubre un amplio abanico de perfil de usuarios, desde los más ligeros hasta los más pesados, incluso por encima de los 90 kilos. Es un modelo para corredores con pisada neutra, aunque muy cómoda para incorporar cualquier tipo de plantilla. Está pensada para aquellos que corren tanto de metatarso, medio pie como taloneadores. A estos último incluso les ayudará a entrar menos de talón que con otros modelos con más dropp. En definitiva, una zapa muy completa, ligera, confortable y estable que hará las delicias de todos los correcaminos.

Si quieres ver las fotos de las zapatillas tanto de hombre como de mujer, CLICA AQUÍ

 

 

 

 

 

 

 

Relacionados: