Skechers GObionic Trail: la prueba

Zapatillas
Skechers GObionic Trail: la prueba-31896
Este modelo de montaña muestra las señas de identidad de la marca: ligereza y flexibilidad.

Skechers GObionic Trail: la prueba

Más sobre: 

Por el Martes, 07-01-2014 en

SI QUIERES VER EL VÍDEO DE LA PRUEBA, CLICA AQUÍ

Con un peso de 225 gramos en talla 42, la Skechers GObionic Trail destaca principalmente por ser una zapatilla dirigida a corredores con una pisada adelantada, basada en la zona de los metatarsos, y por la ingeniosa tecnología que modifica su geometría en función del uso con o sin plantilla. De esta forma, permite correr con 4 mm de drop si la utilizas con la plantilla que viene de serie y con 0 mm -es decir, sobre una base absolutamente plana- si la quitas.

Esto permite ir adaptándolas a medida que el corredor evoluciona en su técnica. Además, las GOBionic Trail son muy recomendables para aquellos quieran iniciarse en el Natural Running, el minimalismo o como quieran llamarle a la búsqueda de la máxima naturalidad para correr en la montaña.

Sobre el papel

El diseño de las GObionic está inspirado en la naturaleza para lograr sensaciones más naturales al correr. Dispone de una suela hecha de Resagrip (Resalyte con más un 30 por ciento de caucho), y tacos con ranuras multi‐direccionales, que permiten un mejor control sobre todo tipo de superficies. El upper, por su parte, cuenta con una malla transpirable, diseñada con un estampado inspirado en el bosque a modo de camuflaje, que repele el agua de la lluvia y facilita el drenaje, junto al empeine y la lengüeta, hechos con una malla flexible que permiten un mejor ajuste y naturalidad.

Respecto al resto de modelos de la colección, las Gobionic Trail son igualmente flexibles, ligeras y cómodas, pero tienen una caja del pie más ancha, una suela más sólida y más agarre para correr sobre terrenos irregulares.

Sobre el terreno

Tras utilizarlas en cerca de 150 km fraccionados en tiradas de entre 10 y 25 km de distancia, las sensaciones son de correr casi descalzos. Se puede considerar su uso idóneo en pistas de tierra, senderos y caminos poco pedregosos y técnicos, más que en montaña pura y dura.

Su ligereza te hace sentir velozAgradable de tacto, la primera sensación al calzarlas es de máximo confort. Incluso si las utilizamos sin plantillas o sin calcetines, ya que su interior es acolchado y está acabado sin grandes costuras que provoquen posibles rozaduras. Minimalismo a poder.

Por su parte, el agarre de los cordones es bueno. Con una lazada simple basta, aunque son largos y sobran aunque hagas un nudo doble. Nosotros recomendarlos cortarlos.

En su interior, encontramos una anchura considerable, especialmente en la zona de los dedos, lo que proporciona mayor sensibilidad para nuestros apoyos en superficies irregulares. No tendrás problemas para darles acomodo a tus plantillas de control de estabilidad, ya que hay espacio suficiente.

Aquellos que prueben por primera vez una zapatilla tan ligera y con estas características echarán de menos sujeción global para el pie. Es recomendable un periodo de adaptación hasta que nuestra pisada y musculatura se vayan adaptando a la falta de contención. Fruto de su flex, la zapatilla tiende a torsionar cuando apoyamos lateralmente con contundencia. Y a esa sensación hace falta adaptarse. Sobre todo en las bajadas más pendientes y rotas. El cuerpo es sabio y cuando les coges confianza puedes comenzar a darles cañaEn la parte exterior de los laterales incorpora unas tiras selladas que deberían reforzar el apoyo, pero son imperceptibles. La ligereza siguen mandando.

La suela y mediasuela son toda una pieza, ligera y flexible, con 38 tacos por zapatilla de ranura multidireccional, que ofrecen una notable tracción. Es muy blanda, lo que potencia el agarre, aunque podría penalizar su durabilidad. La forma curvada de la suela ayuda a corregir la pisada y los mencionados tacos aportan flexibilidad en el momento del impulso.

El upper, o cobertura superior de la zapatilla, combina diferentes tipos de tejidos, todos ellos ligeros, flexibles, agradables al tacto para evitar los roces y repelentes al agua. Decimos repelente, que no impermeable, así que recomendamos evitar los charcos.

Una vez calzada, el pie queda alojado a un nivel más bajo de lo que aparenta exteriormente. Son elásticas y se dan, lo que se agradece cuando se hinchan los pies fruto de tiradas largas. La lengüeta es muy fina, nada de acolchados, minimalismo. Pero es suave y más larga que las habituales, con lo que ofrece suficiente protección contra las rozaduras. Quizás en las bajadas más pronunciadas es cuando echamos de menos algo más de grosor para aligerar las presiones del lazo.

Conclusión:

La recomendaríamos para corredores livianos y con buena técnica de carrera. Es muy cómoda y ligera. Una buena opción a tener en cuenta para habituales de la montaña que quieran iniciarse en el natural running, o aquellos que busquen sensaciones de velocidad en superficies de dificultad técnica media: caminos y pistas de tierra, donde se desenvuelven con destacado rendimiento. No aptas para pies y tobillos sensibles ni runners muy pesados.

Eso sí, cuentan con un gran argumento a favor, su relación calidad/precio.

PVPR: 79,95 euros

SI QUIERES VER EL VÍDEO DE LA PRUEBA, CLICA AQUÍ

Relacionados: